En el primer semestre de este año Pro Consumidor ha realizado 1,685 inspecciones a establecimientos que comercializan alimentos, y cuyos resultados reflejan que en el caso de bares, restaurantes, cafeterías y panaderías, el 74.14% cumplen con las normativas nacionales, pero se detectan irregularidades en colmados y en el agua embotellada.

Estos son algunos de los principales resultados del Plan Nacional de Inspección, realizados a productos y establecimientos que comercializan alimentos, en cumplimiento a las disposiciones legales.

En un comunicado, Pro Consumidor indicó que siendo la alimentación un derecho fundamental se ha priorizado dentro del Plan, la vigilancia a este sector, "con el objetivo que los productos comercializados a nivel nacional lleguen a los ciudadanos bajo los estándares de calidad e inocuidad requeridos, garantizando que los mismos sean aptos para el consumo y un precio adecuado conforme a su naturaleza".

Así, se han realizado 1,685 inspecciones en el sector alimentos, abarcando las principales provincias del país, visitando supermercados grandes, pequeños, cafeterías, panaderías, colmados, comercializadoras de agua, bares y restaurantes.

En el caso de los bares, restaurantes, cafeterías y panaderías, hemos visitado un total de 618 establecimientos, de los cuales el 74.14 por ciento cumplen con las normativas nacionales vigentes en materia de calidad de los bienes y servicios, inocuidad y seguridad alimentaria.

En relación a la comercialización del agua embotellada y hielo, se han visitado 88 establecimientos, donde se han detectado "algunas irregularidades" con respecto a los requisitos exigidos por la ley.

En lo que se refiere a los colmados se han llevado a cabo para este semestre, 611 visitas donde se evidenciaron 5,457 productos no aptos para la venta, por encontrarse éstos vencidos, en mal estado, oxidados, abollados y sin etiquetas.

En los supermercados grandes y pequeños, hasta la fecha se han realizado un total de 360 inspecciones, en las que se han decomisando un total de 48,358 productos que violaban condiciones como la caducidad, incumplimiento a la norma de etiquetado, latas abolladas y oxidadas.

El mayor hallazgo en incumplimiento es por productos vencidos, por lo que, recordó, se está implantando un programa de Educación con el fin de concienciar a los consumidores sobre la lectura de la fecha de vencimiento, previa a realizar su compra.

Ante estos hallazgos se procede al decomiso de la mercancía no apta y se inicia un proceso legal en contra del establecimiento que incumple.

Como resultados de estos procesos judiciales, han sido multadas 71 empresas, cuyos montos ascienden a un total de 2,245 salarios mínimos.

Los establecimientos sancionados deberán pagar dichas multas, así como asumir el costo de la incineración de los productos decomisados.