El mundo ha sido testigo de algunos de los más grandes escenarios de migración en masa en los últimos años, después de que la crisis en Siria obligara a millones de civiles a huir a Europa.

A pesar de lo devastadoras que son estas escenas, es probable que sea sólo una triste pequeña muestra del desplazamiento que podría ser causado por la amenaza del cambio climático.

Se espera que los llamados “refugiados del cambio climático” lleguen a entre 250 y 1,000 millones de personas en los próximos 50 años, según las estimaciones de ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados).

De hecho, el año pasado el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) reconoció explícitamente que “se prevé que el cambio climático durante el siglo XXI aumente el desplazamiento de personas”. Por otra parte, “puede aumentar indirectamente el riesgo de conflictos violentos en la forma de una guerra civil y la violencia entre los grupos mediante la amplificación de los conductores bien documentados de estos conflictos, como la pobreza y crisis económica”.

Aunque estos son sólo los números proyectados, “ya hay personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares por el cambio climático. Por ejemplo, en el Ártico, que se está calentando al doble de la tasa del planeta, las comunidades indígenas se ven obligadas a trasladarse hacia el interior debido a que sus pueblos están, literalmente, cayendo al mar”, dijo Alice Thomas, gerente de Programa de Desplazamiento Climático en Refugees International.

Este desplazamiento forzado, que es una consecuencia de los desastres naturales, ha sido un problema importante en todo el mundo. Desde el año 2008, un promedio de 22.5 millones de personas se han tenido que mudar de sus hogares cada año, debido a los desastres relacionados con el clima provocados por inundaciones, tormentas, incendios forestales y las temperaturas extremas, y se espera que esta situación se agrave en los próximos años debido a los efectos del calentamiento global.

El cambio climático provoca un aumento en la frecuencia y la fuerza de las condiciones meteorológicas extremas, como inundaciones, mega-súper-tifones, y la sequía prolongada. Es por eso que los fenómenos meteorológicos extremos pueden llegar a ser la norma, no la excepción. “Las personas expuestas y vulnerables a los efectos de este tipo de eventos  se enfrenta al creciente riesgo de ser desplazadas de sus hogares.

También se espera que el aumento del nivel del mar sea un importante motor de desplazamiento en el futuro, así como los hogares de las personas se convierten en medios inhabitables o cuando medios de vida que dependen de recursos naturales se erosionan, especialmente en los pequeños países insulares y zonas costeras bajas”, explicó Michelle Yonetani, asesor estratégico senior de Desastres, en el Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC).

Además de la dramática situación de tener que abandonar sus casas, “los migrantes del cambio climático” no pueden ser calificados como refugiados en virtud de la Convención de 1951, que establece que la condición de refugiado no se extiende a las personas obligadas a huir de sus países debido a los efectos del cambio climático. Técnicamente, estos individuos no entran en la definición de “refugiado”, que es alguien que huye de conflictos o persecuciones por el cruce de una frontera internacional.

Por lo tanto, los llamados “refugiados del cambio climático” no tienen ningún tipo de protección internacional.

Según las proyecciones de organismos de la ONU, y los expertos, el cambio climático es un problema que podría afectar materialmente a la humanidad en un futuro próximo.

“La comunidad internacional debe comprometerse a tomar medidas enérgicas para frenar los efectos del cambio climático y hacer todo lo posible para prevenir el desplazamiento forzado”, dijo Alice Thomas.

Marina Franck, funcionaria  de cambio climático en ACNUR, añade: “La preparación, la solidaridad y la cooperación entre los Estados, las organizaciones (sub) regionales y la comunidad internacional es esencial para prevenir, evitar y responder a los desplazamientos en el contexto del cambio climático.”