El candidato opositor a la Presidencia de Haití en la segunda vuelta de las elecciones, Jude Celestín, ha oficializado su renuncia y no se presentará a los comicios previstos para el próximo domingo 24 de enero, lo que, previsiblemente, obligará a aplazarlos de nuevo.

Según la Ley electoral, el candidato que renuncie sería sustituido por el tercero más votado en la primera vuelta, celebrada el 25 de octubre pasado, que fue Moise Jean Charles, pero éste tampoco tiene intención de concurrir y no se pueden celebrar comicios con un solo candidato, en este caso, el oficialista Jovenel Moise.

Al faltar tan sólo seis días para los comicios, no hay tiempo de modificar todo el material electoral para sustituir el nombre de un aspirante por otro en las papeletas, de forma que toma fuerza la posibilidad de aplazamiento.

La cita con las urnas en el país ya se ha pospuesto dos veces desde la convocatoria original, que debería haberse producido el 27 de diciembre pasado.

La renuncia oficial de Celestín se produce tras la rueda de prensa esta tarde del Consejo Electoral Provisional (CEP), que insistió en que las elecciones del próximo domingo se celebrarían en la fecha, puesto que los anuncios que había reiterado Celestín no eran oficiales.

Los rumores de cancelación de las elecciones habían conducido a una inexistente campaña electoral en Haití, que hoy mismo llevaron al oficialista Moise a pedir que los haitianos concurran a las urnas y, posteriormente, a la citada rueda de prensa del CEP para acallarlos.

Además, uno de los miembros del CEP, Jaccéus Joseph, anunció no tener intención de participar en los preparativos de los comicios, lo que inhabilita a la institución para firmar los resultados de las elecciones.

Por decreto electoral, el CEP debe tener operativos a dos terceras partes de sus miembros para dar validez a los resultados de las votaciones, pero en este momento solo cuenta con cinco de sus nueve integrantes, ya que la renuncia de Joseph se suma a la de otros dos integrantes, y a la suspensión de un tercero por presuntamente aceptar un soborno.

Desde que se conocieron los resultados de la primera vuelta de las elecciones se han registrado una serie de protestas violentas y hoy miles de haitianos salieron a las calles de varias ciudades del país en rechazo a la celebración de los comicios y contra el Gobierno.

La CEP condenó la quema de varias de sus oficinas en diversas localidades del norte del país durante la pasada madrugada, solo unas horas antes de las manifestaciones convocadas por la oposición contra el fraude que considera se cometió en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, celebradas el 25 de octubre de 2015, junto a las legislativas.