El presidente Danilo Medina regresó al país la madrugada de ayer de Ecuador, luego de participar en la IV Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en la que presidentes de toda la región mostraron su preocupación por la pobreza extrema, la crisis medioambiental, la educación y otras problemáticas regionales.

Durante su intervención la noche del miércoles en la Cumbre de la CELAC, el jefe de Estado dominicano señaló que recibe la presidencia temporal del organismo de manos de Ecuador, en momentos de “enormes desafíos” para la región y el mundo.

“Asumimos, la presidencia pro témpore en un año en el que el mundo, y América Latina en particular, afrontan inmensos desafíos”, expresó al señalar, entre ellos, situaciones económicas, sociales, ambientales e ideológicas.

Hay 69 millones en pobreza extrema

El canciller anfitrión Ricardo Patiño, en televisión local hizo hincapié en que se fijará la llamada Agenda 2020, que tiene como elemento central la erradicación de la pobreza extrema, en una región golpeada por la desaceleración económica y la caída de los precios de las materias primas, según una publicación del diario ecuatoriano El Universo.

La CELAC va a “establecer un compromiso de hermanos para que todos podamos avanzar y, especialmente, los países menos desarrollados, los países más pequeños (...), para que los que tienen más adelanto, en distintas materias, los acompañen”, agregó.

En Latinoamérica y el Caribe habitan unos 620 millones de personas (8.5 % de la población mundial). Según estimó en 2014 la Comisión Económica para América Latina (Cepal), en la región unos 165 millones de personas viven en situación de pobreza, de los cuales 69 millones permanecen en la extrema pobreza.

El rostro de la gente

Medina recalcó que “este nuevo compromiso es real e inmediato y tiene el rostro de nuestra gente y la urgencia de sus demandas”, que según él, solo se pueden resolver a través de la política. “Hablamos de millones de hombres y mujeres llenos de energía, entusiasmo y capacidades, que necesitan que les llevemos esperanza, oportunidades y nuevos caminos para progresar”, puntualizó, y agregó: “Pensemos en ellos cuando dibujemos el futuro de nuestra CELAC. Pensemos en sus aspiraciones, necesidades e ilusiones”, destacó Medina como nuevo presidente temporal del referido organismo.

“Después de una década extremadamente exitosa la región tiene más dificultades para crecer, generar empleo, disminuir la pobreza, garantizar derechos”, dijo en la inauguración de la cumbre el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien coincide con los demás mandatarios latinoamericanos en la necesidad de que, en momentos de crisis, se profundicen las políticas sociales para erradicar la desigualdad.

El gran enemigo

El jefe de Estado identificó la desigualdad social como el gran enemigo de la región y a la CELAC como un escenario privilegiado para vencerlo conjuntamente, frente a la realidad de que, aún hoy, el 10% más rico de los latinoamericanos capta el 32% de los ingresos y el 40% más pobre solo el 15%, y de que el 50 % de los empleos solo suman el 10 % de la riqueza.

“La CELAC tiene un enorme potencial, pero debemos darnos a la tarea de desarrollarlo plenamente. Y de hacerlo, muy especialmente, con el objetivo de llevar igualdad, inclusión y bienestar a nuestros pueblos”. Asimismo, Danilo Medina abogó porque la región latinoamericana y caribeña transforme a la generación “ni-ni”, millones de jóvenes, hombres y mujeres que no estudian ni trabajan, en la generación “sí-sí”.

Consideró que tomando en cuenta que, según la CEPAL, los aparatos productivos de los países latinoamericanos están compuestos por tres niveles de desarrollo diferentes conviviendo dentro de cada país, la región debe buscar nuevos caminos para el desarrollo interregional y fortalecer sus aparatos productivos.

“Asumir la presente presidencia pro témpore nos llena de orgullo y de alegría y nos impulsa a seguir robusteciendo las relaciones establecidas con socios extra regionales como la Unión Europea, región con la que nos corresponderá este año evaluar el futuro de nuestra relación”, agregó el mandatario dominicano. El retorno del Presidente se produjo a las 2:45 de la madrugada del jueves por la Base Aérea de San Isidro, junto a la comitiva que le acompañó en Quito.

Medina fue recibido por el ministro de Defensa, Máximo William Muñoz, y otros funcionarios militares.
América sin EE.UU. ni Canadá

La CELAC está integrada por Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Dominica, Ecuador y El Salvador. Además, Granada, Guatemala, Guayana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

Los dignatarios de estas naciones, según informó el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, también aceptaron de manera unánime colaborar en la comisión de Naciones Unidas para verificar el proceso de desarme y el cese al fuego en el conflicto armado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).