“República Dominicana perderá 1,5 millones de pesos en impuestos en 2015, debido a que el contrabando aumentó de un 12 a un 22%, lo que significa un incremento de un 10% con relación a octubre de este año”.

Así lo demuestran los datos recabados por la Asociación Dominicana de la Industria del Cigarrillo (Asocigar) y presentados en el Foro de Comercio Ilícito en RD, en el que además se presentaron las causas, consecuencias y las propuestas para su erradicación.

La actividad, que fue organizada por la Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana (AMCHAMDR) y Philip Morris Dominicana, contó con la participación de diferentes personalidades, quienes disertaron sobre el contrabando y los sectores productivos, su impacto en la economía dominicana y en la seguridad nacional.

La directora ejecutiva de Philip Morris Dominicana, Liliana Cabeza, aseguró que en este año alrededor de 350 mil millones de cigarrillos de contrabando de diferentes marcas han entrado al país, dejando en mal estado la industria nacional, pese a que Dominicana es el principal país productor de tabaco y el principal exportador de cigarros en el mundo.

Los expertos, encargados de la ponencia en el panel sobre el impacto que produce el comercio ilegal en la economía explicaron que esta práctica no solo involucra el contrabando, sino que este también se materializa en la falsificación de productos y en la evasión fiscal.

Manifestaron que las principales causas del aumento de este flagelo son, en primer lugar, que es un negocio muy lucrativo, pero que además se debe a que hay costos muy altos para operar en el país, tomando en cuenta que es una economía donde prevalece la pobreza.

Destacaron que debido al comercio ilícito el país pierde aproximadamente 1.2 millones anualmente en ron y alcoholes y que hay competencia desleal en el negocio, además de que el medio ambiente y la salud salen gravemente afectados, ya que el contrabando no solo involucra la industria licorera, sino que también en los últimos años ha crecido la falsificación de medicamentos.

El viceministro de Desarrollo Industrial del Ministerio de Industria y Comercio, Vinicio Mella, dijo que “es imprescindible buscar una forma de medir la falsificación, porque si no se mide no se controla”.

El director general de Aduanas destacó que “es como sociedad que vamos a enfrentar este problema”, y que este no es un tema aislado, sino que es parte de un problema mayor. Aseguró que el inconveniente no es el cigarrillo o el alcohol, sino que “el problema en sí es el contrabando”.

Por su parte, el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, resaltó que hay nuevas áreas de comercio ilícito como es el caso del contrabando y falsificación de motocicletas.

Habló además de que hay un “ilícito tolerado”, mejor conocido como trata de personas, el cual consiste en la explotación sexual comercial.

Domínguez Brito  insisitió en que una herramienta indispensable para combatir este mal es la aprobación de la Ley de Extinción de Dominio, por lo que exhortó al Congeso Nacional a prestar atención ya que lo considera “fundamental para el efectivo enfrentamiento, no solo del narcotráfico y las diferentes modalidades del crimen organizado, sino también para golpear las estructuras financieras ilícitas que alberga la corrupción.”

Dijo que “constituye un mecanismo ideal para evitar que los que incurran en ese tipo de actividad ilícita puedan quedarse en posesión de bienes, aun en los casos en que se haya declarado el archivo, la rebeldía, la prescripción o la extinción o suspensión de la acción penal.”

Durante el foro también disertó el economista Moisés Naím, quien afirmó que los traficantes y contrabandistas están cambiando al mundo con un poder económico que mueve más del 10% del comercio global.