El eurófobo y muy polémico Nigel Farage, defensor a ultranza de la soberanía británica, presentó ayer su dimisión como líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip) al haber conseguido su ansiado Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) .

“Mi objetivo al entrar en política era sacar al Reino Unido de la Unión Europea. Es por lo que votamos en el referéndum de hace dos semanas, y ahora siento que he hecho mi aportación”, agregó Farage en una sorpresiva declaración ante la prensa en Londres.

Pese a todo, el político avisó que seguirá de cerca como un “halcón” las negociaciones sobre la retirada y que, al mismo tiempo, apoyará los “movimientos” que están surgiendo en otros países comunitarios a favor de lo que él llama “la independencia” de la UE.

Farage, eurodiputado desde 1999, lleva años respaldando la campaña a favor del Brexit, objetivo que se marcó cuando decidió en la pasada década de los años noventa dejar su trabajo en la City de Londres (centro financiero) para entrar en la arena política.

“Durante la campaña para el referéndum, había dicho que quería recuperar mi país. Lo que estoy diciendo hoy es que quiero recuperar mi vida y empiezo ahora mismo”, agregó el político, que admitió que su camino ha sido difícil, pero muy “divertido”.

“La victoria de la campaña por la retirada en el referéndum quiere decir que mi ambición política ha sido alcanzada. Entré en esta lucha desde el mundo empresarial porque quería que fuéramos una nación que se gobernase sola”, subrayó.

Cita

“Durante la campaña para el referéndum, había dicho que quería recuperar a mi país. Lo que estoy diciendo hoy es que quiero recuperar mi vida y empiezo ahora mismo”. Nigel Farage,  exlíder del Ukip.