Con un carro fúnebre como protagonista, todos vestidos de negro y acompañados de banderines del mismo color, los miembros de la Asociación Nacional de Agencias Distribuidoras de Vehículos (Anadive), Asociación de Importadores de Vehículos Usados (Asocivu) y Asociación de Dealer del Cibao (Adeci) se apostaron frente a la Dirección General de Aduanas (DGA) con el objetivo de que se reduzcan los impuestos aplicados a los vehículos usados importados al país.

“Fernando, por ti nos vamos a morir”, “no más impuestos” y “que bajen los impuestos” fueron algunas de las consignas que se escucharon durante la protesta.

Explicaron que un auto Toyota Highlander Limited del año 2012 pasó de 281,056.43 a pagar 384,155.19, lo que representa una diferencia de 103,098.75 pesos, un 36.68%, por lo que consideraron que son impuestos excesivos.

El presidente de Anadive, Luis Taveras, manifestó a Metro que el paro de importación de vehículos usados es indefinido hasta que el Gobierno flexibilice su posición.

“Estamos recolectando todos los vehículos que hay comprados fuera de República Dominicana para hacer un inventario y coordinar con la naviera que no flete más, los embarcadores están comunicando que ya no van a traer más carros, estos son los últimos que están despachando y una vez se despachen, entra en vigencia la paralización”, explicó Taveras.

Dijo que “el Gobierno tiene una negativa a todo, no han dicho nada en torno al aumento desproporcionado de los impuestos”.

El presidente de Anadive resaltó que aún no han recibido explicación por parte del Gobierno acerca de los parámetros utilizados para dicho aumento. “No nos han dicho nada, lo que quieren es aumentar la presión tributaria y lo han hecho arbitrariamente”.

DGA no responde

“La institución aún no ha fijado posición en torno a esta situación; cuando el director lo considere pertinente hablará”, fue la respuesta que ofreció a Metro el periodista José Rivas, en ausencia del vocero de la entidad, Abinader Fortunato.