El olvido de las autoridades sobre los casos de jóvenes, adultos y niños desaparecidos desde 2015 hasta la fecha mantiene a los familiares en un desasosiego constante, al no tener respuesta del paradero de sus seres queridos.

Según datos del Departamento de Desparecidos de la Policía Nacional en el país, diariamente desaparecen una o dos personas, algunos que salen de sus hogares por problemas familiares y nunca regresan y otros que son robados por enfermos sexuales o asesinos.

Hoy el tema en el tapete son los feminicidios y la ola de delincuencia que envuelve el país, y en cierta medida se produce un olvido y paralización de la búsqueda de aquellos que aún no regresan a casa.

“Mi esperanza con la Policía ya desmayó”, son las palabras de Jonny Luciano Mora, padre de la pequeña Yordalis Luciano Rodríguez, de 11 años, quien salió de su casa, del sector Los Valientes en la Caleta, Boca Chica, el 6 de octubre de 2015, y hoy tiene ocho meses que no se sabe dónde está.
 

Luciano Mora, quien padece de cáncer y está desempleado tras su enfermedad, junto a su esposa y sus otros cuatro hijos, no pierde la fe de encontrar a la pequeña Jodalis con vida: “Hoy  vivimos una vida anormal”, cuenta este padre con palabras entrecortadas.

“Desde que mi hija desapareció ha habido mucha negligencia por parte de la Policía. Eso, porque ya vamos para nueve meses y están como si no hubiera pasado nada, como si se lo que se perdió es un alfiler o un pincho”, manifestó Luciano Mora.

Este padre, quien aseguró que día a día sale a las calles a tocar puertas de funcionarios, políticos, instituciones del Estado y de la Policía Nacional, sostuvo que cuando habla con ellos, quienes lo atienden le dicen que “son pocos policías y que este no es el único caso”.

Lamentablemente, tal como afirman las autoridades,  este no es el único caso de personas desaparecidas. El pasado 25 de junio, Carla Massiel Cabrera, de nueve años, cumplió un año de haber desaparecido, luego de asistir a un culto religioso en su comunidad Pedro Brand, del kilómetro 22 de la autopista Duarte.

La “pobre” respuesta de las autoridades de que solo tienen a dos personas detenidas por el caso, no trae paz a su madre Diolandita Cabrera.

Manuel Reyes Méndez, padrastro de la pequeña Carla, quien trabaja como vigilante, habló con Metro, tras un año de la extraña desaparición de la pequeña. Dijo que la familia no ha dejado de buscarla, pero que en todo este tiempo la Policía no les ha dado ningún dato.

“Después de todo lo acontecido, el padre se llevó a la gemela de Carla, y hace apenas días que a través de la Fiscalía conseguimos que regrese con nosotros”, expresó Reyes Méndez.
Manifestó que aunque guardan la esperanza de encontrar a Carla Massiel, están “brincando sin ayuda de nadie”.
 

Diolandita Cabrera, madre de Carla Massiel, aun reside en Los García, cerca de su antigua vivienda, en una tierra que compraron, según explicó su esposo, con la esperanza de que alguien le dé una pista.

Pero no solo estas dos familias albergan la esperanza de reencontrarse con sus seres queridos. Familiares del niño Wilfredo de la Cruz, de seis años, que desapareció el 27 de septiembre del sector Los Ponce, en Los Guaricanos de Villa Mella, aún esperan su regreso.

El señor Wendy Suazo, antiguo presidente de la Junta de Vecinos del  sector, explicó que hace apenas una semana la familia de Wilfredo se trasladó a la provincia San Cristóbal, tras una pista que al final resultó no ser cierta. El pequeño lleva nueve meses sin trgtrdst a casa.
 

Suazo, quien participó mano a mano con las investigaciones, manifestó que las autoridades siempre han estado investigando supuestas pistas en torno al caso del pequeño Wilfredo, y que el coronel Morel, quien era encargado del caso, les decía que “nunca hubo una pista contundente, y que este era el caso más extraño, pues nada los llevaba a algo con claridad”.
 

Suazo describió al pequeño Wilfredo de la Cruz como un niño súper inteligente, jocoso y relajado.
Destacó que el caso “está frío” y que los esfuerzos hechos por las autoridades no han dado frutos.
Según informes policiales, en el caso de Wilfredo fue apresado un hombre conocido como Santos, de 61 años de edad, que tiene antecedentes de depredador sexual de menores.

No obstante, este hombre fue liberado, aunque quedó bajo investigación y a disposición del Ministerio Público, cada vez que haya que interrogarlo.

Datos oficiales
A finales de 2015 el Departamento de Desaparecidos de la Policía Nacional elaboró un informe según el cual entre enero y noviembre de ese año se registraron no menos de 501 casos; 146 estaban pendientes y 355 habían sido resueltos.

Los hombres desaparecidos  ascendían a 157, las mujeres a 88 y los niños, niñas y adolescentes totalizaban 114, un número muy elevado, entre los que figuran los tres pequeños que aun sus padres guardan la esperanza de volver a ver.

Causas frecuentes

  • La depresión. En los adultos por problemas socioeconómicos, los hace deambular por las calles y perder el rumbo.
  • Conflictos intrafamiliares. Este es el caso más común en los adolescentes, cuando se sienten enfrentados con sus padres.
  • Deudas.  Hacen que la persona no sienta deseo de que la encuentren.
  • En los niños.  Trata y tráfico de menores, venganza de vecinos por problemas con sus padres y tramas de maniáticos sexuales, entre otros.

Los datos
114: Es la cantidad de niños, niñas y adolescentes desaparecidos desde enero hasta noviembre de 2015 y aquí se incluyen la pequeña Carla, Yordalis y Wilfredo sin que se sepa dónde están.