El monte Everest se movió tres centímetros del lugar donde se encontraba después del terremoto de 7.8 grados en escala Richter, que azotó Nepal, el pasado 25 de abril.

La Administración Nacional de Topografía, Cartografía y Geoinformación de China fue quien ofreció la información, esto tras 10 años de constante vigilancia a la montaña.

Tras sus investigaciones, la institución ha visto cómo ha variado su posición. Anteriormente parecía que pretendía asentarse más hacia el noroeste, pues se movía cuatro centímetros por año a esa dirección. Sin embargo, después del terremoto se colocó en el suroeste.

Después del desastre natural, la altura de la montaña no resultó afectada y sigue siendo de ocho mil 848 metros.

Las autoridades aseguran que el segundo temblor de 7.5 no afectó en nada a la montaña, informó el periódico chino "China Daily".