El renunciante miembro del Consejero del Poder Judicial Francisco Arias Valera y la suspendida jueza Awilda Reyes Beltré, acusados de irregularidades en el ejercicio de sus funciones, podrían enfrentar penas de hasta 20 años de prisión, dijo hoy la titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), Laura Guerrero Pelletier.

En declaraciones a periodistas, la funcionaria calificó de "bastante grave" la acusación en contra de los imputados, asegurado que es un hecho que no se había producido en el país.

La procuradora fiscal titular de la Pepca interrogó hoy a Reyes Beltré, quien fue trasladada desde la cárcel de Najayo, donde cumple una medida de coerción, consistente en tres meses de prisión preventiva.

Guererro Pelletier no descartó interrogar igualmente a Arias Valera, también en prisión.

Asimismo, aseguró que están "en lo total" disposición de recibir a toda aquella persona que "tenga algo que decir, algo que aportar al proceso, sea para la acusación o para la defensa".

Reyes Valera y Arias Valera están acusados de supuesta irregularidades en el ejercicio de sus funciones.

En noviembre pasado el Consejo del Poder Judicial dispuso la suspensión sin disfrute de salario y remisión a juicio disciplinario de los magistrados José Duvergé Mejía, Rosó Vallejo Espinosa, Víctor Mejía Lebrón, Awilda Reyes Beltré y Delio Germán Figueroa.

Sobre estos jueces se ciernen acusaciones de supuestas faltas graves en sus funciones como responsables de impartir justicia.

Arias Valera es mencionado como la persona que supuestamente contactó e influyó, a cambio de alegadas altas sumas de dinero, para que la jueza Reyes Beltré emitiera varias decisiones, entre ellas la sentencia de hábeas corpus, mediante la cual ordena la libertad del regidor del municipio de Pedro Brand, Erinson de los Santos Solís (Ney), acusado de ser el autor intelectual de varios asesinatos.