¿Fue la celebración de la Copa del Mundo de Brasil 2014 el momento en que el virus del zika llegó a América? Esta parece ser una de las teorías que maneja la comunidad médica de la región sobre la propagación del virus. Según datos oficiales, durante el mes de junio de ese año, el país sudamericano recibió 692 mil visitantes provenientes de 203 naciones.

Otro de los eventos que podría haber incidido en este brote epidémico según algunos medios brasileños es la visita del Papa Francisco en 2013 que atrajo a miles de viajeros.

Sin embargo, algunos expertos dudan que Río haya sido la puerta de entrada del virus a Sudamérica, ya que la mayoría de casos de microcefalia están en el noreste brasileño.

Según Aída Soto, especialista de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ,  además de la Copa del Mundo, hubo en ese año en Brasil una concentración de extranjeros en una competición de canoas.

“El Ministerio de Salud de Brasil a partir de junio 2014 empezó a reportar cada vez más casos de este padecimiento”, expresó la especialista.

En el mundo, los países han comenzado a recomendar no viajar a algunas zonas de América Latina y posponer los embarazos, debido a una posible relación entre el virus y la microcefalia, una malformación congénita.

Por su parte, el doctor Guillermo Porras, jefe de medicina interna en Nicaragua, Centroamérica, manifestó que “el ‘Aedes aegypti’ es el zancudo más competente en cuanto a la tasa de infección. Y entre otros síntomas que puede producir el zika está la artralgia y la conjuntivitis no purulenta”.

En cuanto a los medios de infección, explicó que el virus se puede detectar por medio de la orina, la sangre y la saliva. Asimismo, no descartó la probabilidad de que esta enfermedad pueda transmitirse por medio de relaciones sexuales. “En Estados Unidos un hombre volvió de Senegal y cinco días después su esposa presentó los síntomas del zika”.

De acuerdo a Soto, aunque el virus también puede transmitirse por vía sanguínea, transplacentaria y sexual, la mayor de las veces se da por la picadura del mosquito.