Una delegación de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) depositó ayer en el Palacio Nacional su propuesta para que el presidente Danilo Medina, que aspira a la reelección, se comprometa con asignar el 5 % del presupuesto nacional a la academia.

La visita sustituyó una marcha de protesta que los maestros del centro habían programado, al ver que el mandatario no acudió a la sede de la UASD, como lo hizo la mayoría de los candidatos de oposición .

El presidente de la Federación de Asociaciones de Profesores de la UASD (Faprouasd), informó que el comité de lucha integrado por esa entidad, por la Asociación de Empleados Universitarios (Asodemu) y la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED) se trasladaron en un autobús desde la casa de altos estudios hacia el Palacio Nacional, donde los atendió el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo.

Guillermo Santiago, presidente de Faprouasd, destacó que como parte de su lucha por la asignación de un “presupuesto justo para la UASD”, depositaron el documento de compromiso con el 5 % que firmaron los demás candidatos.

“Le explicamos las precariedades por las que está pasando la universidad”, destacó Santiago. Indicó que Montalvo escuchó muy atentamente y les dijo: “Yo no puedo decirles que vamos a resolver algo ahora mismo porque sería un demagogo. Lo que yo les propongo es que trabajemos una agenda con las prioridades, las que son a corto plazo y a largo plazo, de la universidad, para que las atendamos y nos reunamos en los primeros 15 días de junio para establecer un plan de solución”.

En conversación con Metro, Santiago explicó que los gremios suspendieron la marcha para preservar la integridad de maestros, servidores y alumnos. No querían “que vincularan la marcha con una actividad proselitista”.

Explicó que en el acto realizado el pasado martes con los candidatos, “Luis Abinader violó un estatuto de la universidad (...) al movilizarse en el campus. Nos enteramos que este candidato salió del evento y fue al comedor con sus seguidores y se movió a una actividad de las secretarias, que había dentro de la universidad, y eso nos llamó mucho la atención de que si vamos a marchar el siguiente día, después de hacer esto, el Gobierno se iba a agarrar para reprimir la marcha entendiendo que era una actividad política”, dijo.