Las deficiencia de micronutrientes, conocida como "hambre oculta", es un problema de salud que a escala global afecta a 2,000 millones de personas, según se reveló hoy durante la apertura del "I Evento para la Promoción de la Fortificación del Arroz en América Latina y el Caribe".

Un evento que tiene como objetivo resaltar la fortificación del arroz como una estrategia costo-efectiva que puede ayudar a los países a alcanzar la meta de Hambre Cero para el 2030, según se fijó en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En América Latina y el Caribe (ALC) la anemia por deficiencia de hierro afecta a 22.3 millones de niños en edad preescolar y 33 millones de mujeres en edad fértil.

Las deficiencias de zinc, yodo y la vitamina B12, también afectan a gran parte de población, pero existen grandes brechas de información.

Se estima que en ALC, 51 millones de personas están en riesgo de tener una ingesta de zinc inadecuada.

El evento contó con la presencia de la vicepresidenta de la República Dominicana y Coordinadora del Gabinete de Políticas Sociales, Margarita Cedeño; la ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán; el Director Regional del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), Miguel Barreto, y la directora global de Nutrición del PMA, Lauren Landis.

"En ocasiones las personas comen lo que parece suficiente en cantidad, pero no están comiendo bien si nos fijamos en la calidad de los alimentos que consumen. Por eso, paradójicamente nuestros países hoy enfrentan la doble carga: obesidad y sobrepeso que pueden coexistir con la deficiencia de micronutrientes", dijo Barreto.

La fortificación del arroz se presenta como la estrategia más efectiva y de bajo costo para reducir las deficiencias de micronutrientes de grandes segmentos de la población ya que 3,000 millones de personas alrededor del mundo consumen este rubro como su alimento básico.

"La fortificación del arroz es una oportunidad para mejorar la nutrición de nuestras poblaciones ya que es el alimento básico en algunos de nuestros países", dijo Barreto.

"Pero para tener éxito en este esfuerzo es fundamental que los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil prioricen la fortificación del arroz dentro de sus programas por costo-efectividad y por su alto impacto", agregó.

De todas las deficiencias de micronutrientes, la anemia por deficiencia de hierro es la más grave.

La anemia afecta a un 30 por ciento de niños menores de 5 años en toda la región y a un 19 por ciento de las mujeres en edad productiva, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por otro lado, la desnutrición crónica -retardo en el crecimiento- impacta a más del 10 por ciento de los niños menores de 5 años, en especial su salud, el desarrollo de su cerebro y futuros ingresos.

Entre los participantes en el evento se encuentran representantes de gobierno de Colombia, Cuba, Ecuador, Guatemala, Haití, Panamá, Perú y República Dominica, y expertos de la Universidad de California-Davis, la Alianza Mundial para Mejorar la Nutrición (GAIN), la Universidad de Emory, la Agencia Internacional de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID), la OMS, y el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (INCAP), entre otros.

El evento regional es organizado por la vicepresidencia de la República Dominicana, el Ministerio de Salud Pública y el PMA.

El PMA es la mayor agencia humanitaria que lucha contra el hambre en el mundo, proporcionando asistencia alimentaria en emergencias y trabajando con las comunidades para mejorar la nutrición y aumentar la resiliencia.

Anualmente el PMA brinda asistencia a unas 80 millones de personas en 80 países.