EL juez del Tribunal Constitucional Wilson Gómez Ramírez defendió que el sistema registral inmobiliario dominicano propicia los mayores niveles de seguridad jurídica del país en ese ámbito, independientemente de fallas que se atribuyen a la parte catastral y otros problemas que tienen que ser contrarrestados.

Durante la conferencia "Función notarial, seguridad jurídica y sistema registral inmobiliario" que pronunció ante más de 400 notarios, el magistrado opinó que se ha pretendido desacreditar a la Jurisdicción Inmobiliaria, o sea el sistema de registro de la propiedad inmobiliaria".

Asimismo, señaló el desconocimiento general que existe con respecto a las bondades y la fuerte eficacia de este mecanismo registral.

Sostuvo que la seguridad jurídica se alimenta de los notarios y los registradores cuando califican sus actos, es decir, cuando procuran que se cumplan los principios y las leyes en ocasión de cada quien ejercer sus funciones, y que así se materializa una especie de "derecho preventivo", se evitan los litigios y se produce la certeza.

"Todos los sectores de la vida nacional tienen que brindar su concurso para que el Colegio Dominicano de Notarios, como corporación de derecho público interno rectora de esa elevada función fedataria, se fortalezca y participe activamente en la vida jurídica del país", expuso en el Congreso en el cual expusieron 10 especialistas dominicanos y 13 de España, Francia, Argentina, Perú, Colombia y Puerto Rico.

Gómez Ramírez señaló que no se concibe el buen funcionamiento de un sistema de registro inmobiliario sin la integración de los esfuerzos y aportes de los registradores de títulos y los notarios de cada país, y que el ejercicio ético y recto de estas funciones permiten el crecimiento del crédito territorial, el flujo de las inversiones de capitales y el mayor nivel de seguridad jurídica.

La conferencia formó parte del Primer Congreso Nacional del Notariado Dominicana sobre "Biometría, asuntos no contenciosos y firma digital", que auspicia el Colegio Dominicano de Notarios.