El senador por San Juan, Félix Bautista, encabeza la lista de 15 candidatos seleccionados para la votación pública que abrió ayer Transparencia Internacional (TI), en busca del representante de la “gran corrupción”.

Al exdirector de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE), le siguen en cantidad de votos el caso de la brasileña Petrobras, el expresidente panameño Ricardo Martinelli y el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang.

El período de votación, que se prolonga hasta el 9 de febrero a través de la página www.unmaskthecorrupt.org, se enmarca en la campaña “Desenmascara al corrupto”, que impulsa la organización alemana, referente global en la lucha contra la corrupción en el sector público.

Los candidatos, seleccionados entre las 383 nominaciones recibidas son “casos simbólicos” de “abusos a alto nivel” que permanecen impunes, y con los que se han beneficiado “unos pocos a costa de muchos”, explica la ONG en nota de EFE.

Para Rosalía Sosa,  directora ejecutiva de Participación Ciudadana, el hecho de que un senador dominicano esté entre los 15 finalistas implica un cuestionamiento en tres instancias del Estado.

Indicó que, “es un cuestionamiento a las instituciones responsables del control y fiscalización de los fondos públicos, porque no hay una justificación racional para que durante el desempeño de un servidor público, este pueda aumentar su patrimonio hasta convertirse en el gran empresario inmobiliario y de medios de comunicación.

Agregó que cuestiona al propio Congreso Nacional, que designó una comisión para investigar y emitir un informe sobre el caso.

Por último, dijo, implica una valoración que hace la ciudadanía de que el sistema de justicia y de consecuencias en República Dominicana no actuó como debía, tanto que ha dado pie a que TI incluya en su lista de 15 al dirigente del Partido de la Liberación Dominicana, favorecido con un No ha lugar a la investigación sobre supuesto lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

Opinó que este hecho puede tener repercusión local. “Tiene repercusión para el país, porque mantiene la constante de la valoración que aquí hay altos niveles de corrupción y, en ese sentido, puntualiza el índice de percepción de la corrupción, y el índice de competitividad, donde se establece que uno de los grandes problemas que tiene el país para las inversiones nacionales es la corrupción”.

Según Sosa, este “liderazgo” de Bautista, por último, debe constituir un llamado a que se revise.

“El senador tiene que valorar que es la percepción de la ciudadanía, es una cuestión para mirarse, no solamente el propio senador, el sistema de consecuencia del país y los servidores públicos, a quienes él le sirvió, mirarse si fueron efectivos jerárquicamente para que esto desencadene en una valoración internacional”.

La apertura de la encuesta, que Bautista encabeza por mucho, seguido de lejos por el caso de Petrobras, coincidió con el Día Internacional de la Corrupción, que motivó a la Iglesia Católica a compilar y publicar los gritos de alerta y protesta que ha elevado contra ese mal en el país desde 1975 hasta la fecha.

“Si la corrupción no se combate abiertamente, tarde o temprano busca cómplices y destruye la existencia, lo visto en algunos poderes del Estado”, proclamó la Conferencia del Episcopado Dominicano, al critirar la corrupción de ayer y de hoy.

Sin embargo, desde el gobierno del presidente Danilo Medina hay una lectura más positiva.

Sobre la medición de TI, el ministro administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, consideró que al pueblo dominicano le corresponderá juzgar. Pero al hablar de los escándalos de la actual administración, sostuvo “en todas las instituciones que ha habido y que le ha llegado al Gobierno algún indicio, alguna sospecha, el funcionario ha sido retirado y en otros casos está en la Justicia”.

No obstante, dijo que se trata de “una carrera de obstáculos”, en las que el Gobierno va “cerrando válvulas. Cerramos por un lado, cerramos por el otro”.