La foto de un niño de 5 años llamado Omran, que resultó herido en los bombardeos a la ciudad siria de Alepo, ha puesto de nuevo rostro al drama que sufren los civiles por causa del devastador conflicto en el país árabe.

Con el rostro cubierto de sangre y polvo, el menor aparece sentado en una ambulancia tras ser rescatado anoche de una vivienda bombardeada en el barrio de Al Qatergui.

La imagen es un fotograma de un vídeo publicado en Internet por los activistas del Centro de Información de Alepo, que ya tiene más de 81,000 vistas.

Este caso recuerda al del niño kurdo sirio Aylan Kurdi, cuya imagen ahogado en la playa turca de Bodrum dio la vuelta al mundo y se convirtió en un símbolo de la tragedia de los refugiados sirios que intentan llegar a Europa.