Los expertos han recomendado mucho la actividad física regular, el consumo de agua potable y comer de forma saludable para prevenir la aparición del cáncer de mama.Pero ahora existe un nuevo método de defensa: el aceite de oliva.

En un nuevo estudio en mujeres mayores, publicado en la revista médica JAMA, investigadores españoles ha-llaron que una dieta mediterránea suplementada con un extra en aceite de oliva ayudó a reducir el riesgo de cáncer de mama.

Comúnmente usado en países como Grecia, la dieta mediterránea suele incluir frutas y verduras, proteínas magras como el pescado y las aves de corral,  cereales integrales, legumbres, frutos secos y una buena cantidad de aceite de oliva.

Para este estudio, los científicos examinaron a más de 4,200 mujeres españolas de entre 60 y 80 años que se encontraban con un alto riesgo de enfermedades del corazón. Las mujeres fueron divididas en tres grupos.

A un grupo se le dio de comer una dieta mediterránea, además de cuatro cucharadas diarias de aceite de oliva; al otro grupo la misma dieta mediterránea, pero con 30 gramos de frutos secos en lugar de aceite de oliva, mientras que el tercer grupo redujo su consumo de grasas.

A cinco años de seguimiento del estudio, que se llevó a cabo entre 2003 y 2009, el grupo que comió la dieta mediterránea con aceite de oliva tenía un 62 por ciento de menor riesgo relativo de desarrollar cáncer de mama en comparación con las mujeres con la dieta baja en grasas.