Es ridículo que las mujeres se vean obligadas a luchar por la igualdad, teniendo en cuenta que el feminismo de primera ola comenzó en el siglo XIX. Y si bien se han hecho avances para una igualdad en su sentido más verdadero, aún queda un largo camino por recorrer. Uno de los mayores obstáculos para la igualdad de género es el hecho de que todavía vivimos y trabajamos en una sociedad dominada por los hombres.

De acuerdo con ONU Mujeres, la entidad de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, las trabajadoras en la mayoría de los países ganan, como promedio, entre el 60 y el 75 por ciento de lo que ganan sus homólogos masculinos. Mientras que el 35 por ciento de las mujeres en todo el mundo ha experimentado violencia ya sea física o sexual a manos de su pareja.

Muchos de los números sobre la desigualdad y la violencia que sufren las mujeres muestran que estos problemas se generan o al menos son tolerados por los hombres, por lo que es vital que ellos se unan a la lucha por una sociedad justa.

“El feminismo trata sobre hacer un cambio positivo en la sociedad. Los hombres tienen un papel crucial en este proyecto. El feminismo es acerca de los problemas cotidianos, como el sexismo, la globalización y el racismo. Hay todo tipo de formas en que los hombres pueden –y lo hacen– involucrarse”, dice Shira Tarrant, autora de Hombres y feminismo.

Actualmente, hay un número significativo de campañas de promoción de acciones para poner fin a la desigualdad de género. El más importante de ellas es quizá “HeForShe”, que fue lanzada en 2014 por ONU Mujeres y apoyado por la actriz británica Emma Watson. Desde su creación, la organización ha trabajado para mejorar el acceso de las mujeres a los servicios de salud, educación y trabajo. Del mismo modo, hay un montón de ejemplos de activismo de género iniciado por hombres: estos incluyen organizaciones contra la violencia sexual, como por ejemplo “One in Four” y “ Men Can Stop Rape”, así como campañas de “MenCare” y “MenEngage”.

Pero, ¿por qué un hombre debería preocuparse por la igualdad de género? Los especialistas coinciden en que la igualdad beneficia a los hombres también: aumenta su bienestar; ayuda a crear un mayor equilibrio entre su vida laboral y familiar y mejora las oportunidades de empleo para sus hijas. Los hombres deben preocuparse por el feminismo “por el bien de las mujeres que aman y por su propio bien también”, explica Nikki Van Der Gaag, escritora independiente que se especializa en los hombres y la igualdad de género y autora del libro Feminismo y los hombres.

Las encuestas internacionales muestran que hay un número significativo de hombres que se consideran feministas y que están a favor de la igualdad de género. Una encuesta realizada por la empresa global de investigación Ipsos, publicada en 2014, encontró que el 48 por ciento de los hombres de 15 países desarrollados se identifican a sí mismos como “feministas” y el 58 por ciento de los hombres están de acuerdo con la igualdad de género e incluso la promueven en las redes sociales.

A pesar de la gran proporción de los que creen que debe haber igualdad, solamente una pequeña mayoría –cincuenta y cinco por ciento– de las mujeres están de acuerdo en que tienen plena igualdad con los hombres y la libertad para alcanzar sus sueños y aspiraciones.

Es un hecho que los hombres tienen un papel central en la prevención de la violencia física, emocional y económica basada en el género, pero, ¿cuál debería ser el papel de los hombres en la búsqueda de la igualdad de género? “Los hombres deben escuchar las voces y preocupaciones de las mujeres para comprender cómo la desigualdad y la discriminación les afecta”, explica Michael Kaufman, autor de “La guía del hombre hacia el feminismo”.

No sólo los hombres deben aprender a escuchar sobre el problema de la violencia contra las mujeres, sino que también deben asumir la responsabilidad de ayudar a lograr un cambio. Kaufman añade: “Debemos permanecer como aliados al lado de las mujeres.”