Alrededor de 50,000 personas han sido suspendidas, despedidas o detenidas en Turquía a raíz del fallido golpe de Estado en ese país. Hasta el miércoles, el Gobierno había acusado formalmente a 99 generales y almirantes de tener relación con el intento de golpe. Los académicos también son objeto del escrutinio del Estado. El Consejo de Educación Superior les prohibió salidas oficiales del país e instó a aquellos en el extranjero a regresar inmediatamente.

Hasta el momento se le ha pedido la renuncia a unos 1,500 decanos universitarios, a 21,000 profesores y a 15,000 funcionarios del Ministerio de Educación por ser sospechosos de tener vínculos con el supuesto autor intelectual del golpe, el clérigo Fethullah Gülen, quien está en Estados Unidos y niega toda implicación.

Jens Hanssen, profesor asociado de Civilización Árabe y experto en Turquía de la Universidad de Toronto-Mississauga, Canadá, explica cómo anticipa que se desarrollen próximos eventos en Turquía.

¿Por qué se le ha prohibido a todos los académicos en Turquía viajar al extranjero?

Es otra reacción al golpe militar y la continuación de un ataque del Gobierno sobre los académicos turcos y pensadores críticos. Turquía experimenta una guerra de ideas sobre su propia identidad. El AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo) quiere desmantelar la esencia kemalista del Estado y los pensadores seculares se oponen. (El presidente) Erdogan quiere ahogar a la oposición intelectual.

¿Por qué la educación está experimentando tal purga?

Las universidades son el campo de batalla clave de esta guerra en curso.

Amnistía Internacional teme que las purgas se estén ampliando a censurar los medios de comunicación y periodistas, incluidos los críticos de la política del gobierno. ¿Qué tan peligrosa es la situación?

Es muy peligrosa, pero los críticos en el sector de la educación se encuentran en una posición mucho más débil. La afirmación es que son partidarios de Gulen, pero la realidad es que este líder religioso exiliado no es tan popular entre los intelectuales seculares.

¿Está funcionando el plan del presidente Erdogan de “volver a imponer la estabilidad en medio de la agitación”, o empeora la situación en el país?

Está hundiendo a Turquía en una profunda crisis.

¿Qué otras purgas podemos esperar ver en Turquía?

Todos los sectores de la sociedad sienten cómo se cierra la esfera de la libertad de expresión. Esto incluye al poder judicial y los medios de comunicación.

Decreto

Otros tres meses de Estado de Excepción

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan anunció el miércoles por la noche la instauración del estado de excepción durante tres meses en Turquía, tras un intento de golpe de Estado frustrado la semana pasada.

“Nuestro consejo de ministros decidió instaurar el estado de emergencia durante tres meses”, anunció el jefe de Estado en rueda de prensa.

Esto era “necesario para erradicar rápidamente todos los elementos de la organización terrorista implicada en el intento de golpe de Estado”, agregó.

Según el presidente turco, la democracia no se verá comprometida en Turquía por el estado de emergencia, ya que este último “busca proteger y reforzar” los valores de “la democracia, la ley y las libertades”.

Cita

“Todos los sectores de la sociedad sienten cómo se cierra la esfera de la libertad de expresión, esto incluye al poder judicial y los medios de comunicación”. Jens Hanssen,  experto en Turquía en la Universidad de Toronto.