Líder del Estado Islámico ha preparado a un grupo secreto de representantes en Siria e Irak, para que en caso de que él u otros funcionarios principales del grupo terrorista sean asesinados, la organización pueda adaptarse y lograr seguir luchando con rapidez.

Funcionarios de las fuerzas de inteligencia estadounidenses e iraquíes dicen que el líder Abu Bakr al-Baghdadi, ha delegado autoridad a su gabinete, que incluye ministros de guerra, finanzas y asuntos religiosos entre otros.

El equipo de al-Baghdadi, también está compuesto por veteranos de Al Qaeda en Irak que sobrevivieron a las fuerzas estadounidenses y ex oficiales de Saddam Hussein. Según funcionarios, estos sujetos son los que han hecho que la organización terrorista tenga tanta fuerza.

En la delegación de autoridad, Baghdadi tomó en cuenta los destinos que han tenido líderes de otros grupos terroristas, cuyos líderes han sido asesinados. Es por eso que los militantes con un nivel de comandante de nivel medio puede adquirir un grado de autonomía.

Los dos líderes principales después de Baghdadi, son Abu Alaa al-Afri y Fadel al-Hayali. Ellos son las dos personas que podrían remplazarlo. Sin embargo, se sospecha que Abu Alaa al-Afri no puede remplazarlo debido a que es de etnia turca y el califa debe ser un árabe de la tribu Quraysh.

Otra medida que se ha tomado para proteger su información, es que los líderes de grupo utilizan mensajeros o canales codificados que los de occidente no pueden descifrar.

A pesar de esta información descubierta, funcionarios de inteligencia y contraterrorismo aseguran que es muy poco lo que se sabe acerca de cómo funcionas el liderazgo dentro del Estado Islámico y como es que trabajan con los nuevos seguidores, informó el periódico estadounidense "The Washington Post".