El concepto “dictadura de partido” alude a una figura que siempre generará divergencias. Lo que sí es irrefutable, con base en el boletín 14 de la Junta Central Electoral (JCE), es que el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) aumentó su control sobre el Congreso Nacional, institución de la que depende la designación del propio organismo electoral.

El reporte con el 100 % de los colegios electorales computados indica que el partido de gobierno no sólo logró la reelección de Danilo Medina con la proporción definitiva del 61.74 % de los votos, sino que, además, le ratificó “su Congreso” como les pedía él a sus seguidores en un acto político semanas antes de las votaciones. Más que ratificarlo, se lo confirmó con una mayor cuota de poder morado.

En el boletín final, hay 125 diputados para el PLD y aliados (el boletín no distingue los del Partido Revolucionario Dominicano), más 28 senadores, para 153, por encima de las dos terceras partes necesarias para leyes especiales y para reformas constitucionales. Los dos tercios son 148 legisladores.

Esa mayoría le confiere ventaja en la conformación del Consejo Nacional de la Magistratura, que designa a los jueces de la Suprema Corte de Justicia, del Tribunal Constitucional y del Tribunal Superior Electoral (TSE), aunque no en todos los casos debe haber sustituciones cercanas.

El PLD obtuvo 105 diputados en las pasadas elecciones y ahora quedaría por encima de esa cantidad, aún cuando se le resten los perredeístas. Si el PLD necesitara el PRD para completar esa mayoría cualificada, no sólo estaría ante una fuerza diesmada, sino, además, ya con trayectoria de compromiso con el oficialismo.

Una de las legislaciones sobre las que habrá suficiente presión social será la reclamada ley de partidos políticos, de la que bastante se habló durante el recién pasado proceso electoral y por cuyo estancamiento el PLD y el PRD se echaron la culpa mutuamente.

Se busca con esta mayores garantías democráticas en los procesos internos de los partidos, así como una supervisión más rigurosa del Estado en los gastos y actividades de campaña electoral.

El PRD, que logró 75 butacas en la cámara baja, quedó con algunas 45 cuando se dividió y una facción fundó el Partido Revolucionario Moderno (PRM). Ahora los cálculos más auguriosos le dan 12 asientos, por debajo de los que el boletín atribuye de manera individual al Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), que son 14.

El boletín no incluye las cinco diputaciones nacionales, que se obtienen por acumulación general y no por provincias.

Al frente de la oposición

En cambio, el PRM y aliados figuran con 45 diputaciones y dos senadurías; el PRSC con una senaduría, además de sus 14 diputados, en los que no están incluidas figuras como Víctor -ito- Bisonó, que aparece en la lista de “PRM y aliados”. De esta manera el PRM se posiciona como principal fuerza de oposición y tanto esta organización como el PRSC ver crecer sus cuotas en el Congreso.

Un sigiloso y estratégico Bloque Institucional Social Demócrata (BIS) emerge ahora con una diputación y una senaduría, la del experredeísta Pedro Alegría en San José de Ocoa, eso, además de que seguirá con cuotas en la administración del Estado, debido a que se mantuvo como aliado del PLD en el nivel presidencial.

Los nuevos inquilinos

Un Senado en el que todos se repostularon tendrá ahora cuatro caras nuevas con respecto al actual período. Además de Alegría, que ya había sido senador, llegan Santiago José Zorrilla (El Seibo) y el actual diputado José Ignacio Paliza (Puerto Plata) por el PRM, y el veterano dirigente reformista y exsenador Jocesito Hazim (San Pedro de Macorís).

Los que quedaron fuera esta vez son Carlos Castillo (Ocoa), Francis Vargas (Puerto Plata), Ricardo Jacobo (El Seibo) y José María Sosa (SPM).

También de San Pedro resurge una figura legendaria de la política local, la reformista Rafaela -Lila- Alburquerque, quien regresará del lejano Taiwán, donde funge como embajadora, para asumir una diputación ganada en la boleta del PLD y aliados.

Los representantes del DN

Los diputados del Distrito Nacional son 18. En la Circunscripción 1 serán Sandra Abinader, Miriam Cabral, José Laluz y Jaqueline Ortiz por el PLD, además de Wellington Arnoud y Faride Raful por el PRM.

Tobías Crespo, María Sánchez y Elías Serulle ganaron por el PLD y aliados mientras PRM y el PRSC lograron colocar a Víctor Bisonó y a Alfredo Pacheco en la Circunscripción 2. En la tercera los diputados son Elpidio Báez, Pedro Rodríguez, Yuderka de la Rosa, Gustavo Sánchez y Milna Tejada, por PLD y aliados, y Ramón Antonio Bueno y Sergio Moya por PRM y aliados.

Aumentaron a 49

Mujeres en gran desventaja :

Aunque la Ley manda una cuota del 33% de las candidaturas para la mujer en el nivel legislativo, el voto para las diputaciones es preferencial, además de algunas desventajas con las que corre ese género en las campañas electorales. De este modo, la participación femenina en el Congreso, cuya función implica una alta carga representativa, resulta no mejor, sino mínima. En esta ocasión el electorado eligió a 49 mujeres, quizás alguna más cuando se determinen las diputaciones nacionales.

Esa cantidad representa el 26.48% de los 185 asientos definidos en la Cámara de Diputados. Significa un incremento de la proporción femenina, debido a que en el período que finaliza eran 35, para un 19%. En el Senado, las cosas siguen igual, tres mujeres (Cristina Lizardo, Santo Domingo; Sonia Mateo, Dajabón, y Amarilis Santana, La Romana) para el 9.3%.

Danilo Medina:

2,847,414

Es la cantidad de votos que recibió Danilo Medina para su reelección como Presidente para el período 2016-2020, que se inicia el próximo 16 de agosto. El PLD, de forma individual, obtuvo 2,315,964, lo que representa el 50.22% del total de votos válidos emitidos.

Abinader :

1,613,207

Fue la cantidad de votos echados a favor del candidato Luis Abinader, el PRM y aliados, para un 34.98%. De esos, el PRM obtuvo de forma individual 1,236,764, para el 26.82% de los votos válidos, y el PRSC 259,390, para un 5.62%.