El presidente de la República, Danilo Medina, aseguró que no está dispuesto a aceptar que se generalice y se meta a todos en el mismo saco, en referencia a los escándalos de corrupción que afectan a distintas instituciones de país, especialmente al sistema judicial.

Durante su intervención como orador invitado en el almuerzo con motivo del 25 aniversario de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), aseguró que comprende y comparte el "rechazo a las viejas prácticas abusivas, pero no puedo compartir la opinión de aquellos que quieren meter a todos en el mismo saco y que se niegan a ver los esfuerzos que están en marcha".

"En todos los sectores hay manzanas podridas, esa es la verdad. Sin embargo, eso no debe llevarnos a tirar una cesta completa, sin salvar aquellas que están frescas", agregó.

"Como presidente, no estoy dispuesto a aceptar esa generalización. Debemos dar la batalla desde el rigor, la verdad y la justicia. Y no desde la caza de brujas o el oportunismo político. No les quepa duda, este Gobierno, se ha propuesto impulsar el cambio de mentalidad que el país venía pidiendo desde hace décadas", dijo.

El presidente enfatizó la firme voluntad del Ejecutivo por llevar a cabo un cambio "que se resume en pasar del imperio de la excepción al imperio de la ley. Del estado de privilegio al estado de derecho", trabajando "con responsabilidad, ética y transparencia".

Según Medina, su prioridad desde que llegó a la Presidencia, es "velar porque hasta el último centavo del presupuesto público se gaste en servir a los dominicanos y dominicanas", por eso "estamos cerrando los espacios a las malas prácticas, tanto en el presente como en el futuro. Estamos arrojando luz sobre todos los aspectos de la administración pública".

Además, se mostró convencido de que, en temas de transparencia, el país "ha avanzado en estos tres años lo que no había avanzado en décadas".

En este sentido, el mandatario opinó que es necesario "un amplio consenso social" y una "reflexión conjunta y responsable de nuestra sociedad" en la lucha por la transparencia, "y sé que éste es un tema que FINJUS entiende muy bien".

Medina reconoció que, "por diferentes causas, arrastramos desde hace siglos una cultura de la informalidad y la ilegalidad que condena al otro pero que calla cuando recibe su propio beneficio, y que se ha visto incentivada con el culto, cada vez más exacerbado, del individualismo y el materialismo".

"El bien común y los valores éticos, que antes se aprendían en la familia y en la comunidad, palidecen ahora ante la voracidad de una sociedad que busca siempre la recompensa inmediata con el mínimo esfuerzo", lamentó.

En su intervención, el presidente puso una serie de ejemplos del empeño de su Gobierno por "cambiar las cosas", y también hizo un amplio repaso a los logros obtenidos durante su mandato en materia de educación, sanidad, asuntos sociales, entre otros.