El Partido Revolucionario Moderno  (PRM) afirmó ayer que  “la improvisación” y “la irresponsabilidad” del gobierno de Danilo Medina y las autoridades del sector eléctrico echaron por la borda los potenciales acuerdos multilaterales para alcanzar el pacto eléctrico que prevé la Estrategia Nacional de Desarrollo y que debe encaminar hacia una solución del deficitario servicio de electricidad en el país.

La organización proclamó que el Gobierno condena a las familias y a las empresas  a pagar miles de millones de pesos en exceso por el servicio de energía eléctrica.

Al encabezar una rueda de prensa de su Dirección Ejecutiva, el presidente del PRM, Andrés Bautista, en compañía de la Comisión de Energía, negó que se haya llegado a algún consenso sobre el denominado Pacto Eléctrico entre el Gobierno y las demás fuerzas políticas y sociales reunidas en el  Foro Social que coordina el Monseñor Agripino Núñez Collado. “El PRM afirma que no ha participado ni será responsable de los supuestos acuerdos que anunciaría el gobierno, debido a que se retiró de las discusiones por la falta de transparencia con que  las autoridades manejan el sector eléctrico”, indica un comunicado.  

Denunció que, concluida la vigencia del Acuerdo de Madrid, con las generadoras de electricidad, ahora la población ha quedajo indefensa y expuesta a tarifas más altas por la energía.

“En estos días,  los generadores ofertan la energía eléctrica a cerca seis centavos de dólares por kilovatio hora, y sin embargo las distribuidoras la pagarán este mes a más de 13.3 centavos debido a que ese es el precio a que vende la última planta que despacha en el mercado spot.  Además, comprar tanta energía en el spot amenaza las finanzas de las empresas distribuidoras debido a que los atrasos en pagar a los generadores devengan intereses por mora que son un 20% superior a la tasa de la banca comercial”, criticó el PRM.

La organización, que se desprendió del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), indicó que los contratos de compra de energía agrupados en el Acuerdo de Madrid, firmados en la administración  de Hipólito Mejía (PRD, 2000-2004) fueron un paliativo a la crisis del momento. Lo definió también como consecuencia de la capitalización del sector eléctrico, impulsada por la gestión de Leonel Fernández (PLD, 1996-2000).

“Es escandaloso que los tres administraciones de la CDEEE durante los gobiernos del PLD esperaran a que vencieran dichos contratos, cuando ya en el 2009 habían cerca de 350 MW que debieron ser licitados.  Mientras tanto, se han concertado contratos grado a grado de corto plazo sin mediar licitación alguna, así como concesiones con igual procedimiento”.