El río Daldykan, en Siberia del Este, amaneció rojo ayer en la mañana, causando impresión y sospechas de las autoridades rusas. El Daldykan podría haber sido gravemente afectado por el vertido de una empresa metalúrgica.

El ministerio de Medio Ambiente ruso ordenó la apertura de una investigación sobre un posible accidente industrial que podría haber teñido de rojo el río ubicado en el norte de Siberia.