La campaña del referéndum británico sobre la permanencia en la Unión Europea se reanudó ayer luego de una tregua de tres días por el asesinato de la diputada Jo Cox que frenó el ascenso de los partidarios del “brexit”.

El primer sondeo elaborado tras la brutal muerte de la diputada laborista y pro-europea de 41 años a manos de un hombre que profirió lemas ultraderechistas da a la opción favorable a la permanencia el 45% de las intenciones de voto, frente a un 42% para los defensores de la ruptura. Este sondeo fue elaborado por Survation el viernes y el sábado, después de los hechos.

La media de los últimos seis sondeos elaborada por el instituto de opinión What UK Thinks pone a ambos campos en total igualdad, 50%-50%, sin tener en cuenta a los indecisos.

Antes del asesinato, los partidarios del “brexit” -salida de la UE- encabezaban las intenciones de voto, aupados por la irrupción de la inmigración como principal tema de campaña.

Nigel Farage, el líder del partido antieuropeo Ukip, dijo, en la televisión ITV, que la campaña pro-brexit “llevaba una buena dinámica antes de esta terrible tragedia”.

En una entrevista con el periódico Herald Scotland, el diputado del Partido Nacional Escocés (SNP), Alex Salmond, pro-UE, estimó que el asesinato “podría tener un impacto significativo” en la campaña.