Después de casi 118 horas consecutivas de vuelo sobre el océano Pacífico, el Solar Impulse dos, aterrizó en Estados Unidos.

La mañana del viernes, tiempo local, el piloto Andre Borschberg aterrizó el avión, en la isla hawaiana de Oahu. El vuelo le llevó cinco días, aunque tuvo que hacer una escala de emergencia en Japón.

Con esto se pone fin a la tarea de volar esta aeronave alrededor del mundo con poca cantidad de combustible.

Solar Impulse dos, estableció el récord del vuelo más largo del mundo, sin escalas. También se volvió el vuelo más largo en tiempo y distancia, al recorrer más de ocho mil kilómetros, con la ayuda del sol.

Al aterrizar Borschberg, salió de la nave y saludo a toda la gente que lo recibió. "Tanta alegría. Tanto sensación increíble", comentó momentos después, informó el canal estadounidense “CNN”.