Las elecciones del próximo 15 de mayo tendrán un coste de cerca de 3,500 millones de pesos para el Estado dominicano, según reveló hoy el presidente de la Junta Central Electoral (JCE), Roberto Rosario.

El responsable del órgano electoral disertó hoy sobre integridad electoral y desarrollo económico en el almuerzo mensual de la Cámara Americana de Comercio, donde señaló que, "los ciudadanos convocados (a votar) tienen una muy extendida creencia de que el derecho a elegir no tiene ningún costo".

En este sentido, detalló que la JCE tiene prevista una inversión vinculada directamente al proceso que asciendo a 3,492,756,932 pesos para hacer frente al costo de todos los materiales, los equipos y el personal involucrado.

De la cantidad total, 2,213,481,343 pesos, que suponen aproximadamente el 63 %, van destinados a gastos que inciden en el consumo, como salarios y servicios que demandan un aumento de mano de obra, y elevan los ingresos de pequeños empresarios y de trabajadores independientes.

Entre los gastos están los derivados de la importación de equipos de tecnología, los cuales son utilizados desde la tradicional computadora hasta servidores de gran capacidad, procesadores, equipos de comunicaciones.

Asimismo, hay que afrontar la producción local de maletas y bultos; la industria gráfica que imprime afiches, folletos, cuadernillos, volantes, boletas, carpetas, etcétera.

Además, está la contratación de servicios de telecomunicaciones, servicios de transporte, la importación de material para su uso en los colegios electorales, como lapiceros, papel carbón, etcétera.

"Esto, sin contar con el impacto, en todo este período, de la economía informal de comestibles, mano de obra, y otros productos, materiales y recursos, que hacen posible las elecciones generales".

Todo ello es necesario en los preparativos para la elección de 4,106 cargos públicos de entre 24,296 candidatos que abarcan los niveles presidencial, congresual y municipal, recordó Rosario.

Los 6,765,000 electores acudirán el 15 de mayo a 16,067 colegios electorales, instalados, a su vez, en 4,381 recintos.

En su intervención, Rosario también defendió "la independencia de la JCE" frente a cualquier tipo de intromisión. "Es nuestro mandato evitar influencias que puedan impactar negativamente sobre el trabajo de la Junta y distorsionar la voluntad popular".

"Es obvio que la actuación autónoma y con independencia del órgano electoral, y su vinculación evidente con la política pública de desarrollo, tiende a evitar un deterioro en la vida económica y política de la nación", agregó.

"Estamos obligados a garantizar que cada voto cuente y llegue a su destino, y de esta manera evitar la inestabilidad y la volatilidad política, que produce incertidumbre, desaceleración en la economía, y disminución en la inversión productiva, con todas sus secuelas negativas hacia la población", apuntó.

En este sentido, señaló que la introducción de "un nuevo sistema de escrutinio electrónico, disminuirá los tiempos del conteo, eliminará las distorsiones en el voto preferencial, y las quejas de supuestas compras de delegados. En fin, aportará transparencia, eficiencia, certeza y seguridad".