El fabricante brasileño de los aviones Super Tucano, Embraer S. A., reconoció ante el gobierno de Estados Unidos que pagó US$3.5 millones en soborno para lograr el contrato de venta de ocho unidades al Estado dominicano en 2008, caso que ya tiene abierto un expediente en el país.

“Embraer SA, para resolver los cargos criminales,  acordó pagar una multa de más de US$107 millones en relación con los esquemas que involucran el soborno de funcionarios públicos en la República Dominicana, Arabia Saudita y Mozambique”, indica un comunicado colgado en la página web del Departamento de Justicia de Estados Unidos, traducido al español por Metro.

Por supuestamente haber participado en la recepción y redistribución del soborno en el país, cumple prisión preventiva de tres meses el coronel de la Fuerza Aérea de República Dominicana Carlos Piccini Núñez, mientras que el general retirado y exministro de Defensa Pedro Rafael Peña Antonio, tiene impuesta obligación de presentación periódica. A los empresarios Daniel Aquino Méndez y Daniel Aquino Hernández un juez les ordenó la colocación de grilletes electrónicos e impedimento de salida.

Luego del sometimiento de estas figuras a la Justicia, diversos sectores quedaron exigiendo la identificación de otros funcionarios y exfuncionarios gubernamentales y legislativos que presuntamente participaron en la operación mafiosa para lograr el contrato de venta por US$92 millones.

Aquí menciona a “un funcionario influyente de República Dominicana”, al que no identifica.

Los ejecutivos de Embraer, que consiguen con este acuerdo evitar penalidades judiciales, admitieron también haber pagado millones más en deudas falsamente registrados en la India a través de un contrato de representación simulada.

El asistente del fiscal general, Leslie R. Caldwell, de la División Criminal del Departamento de Justicia, y William J. Magdalena, el agente especial a cargo de la Oficina Local de Miami del FBI, hicieron el anuncio.

“Embraer pagó millones de dólares en sobornos para ganar contratos gubernamentales de aeronaves en tres continentes diferentes”, dijo el asistente del fiscal general Caldwell.

“Pero esta acusación muestra que la División Criminal pide cuentas a los que tratan a la corrupción como un mero costo de hacer negocios. Las autoridades estadounidenses, brasileñas y saudíes pusieron a los sobornadores y sobornados a disposición de la justicia por su mala conducta”, agrega el documento del Departamento de Justicia.

“El crimen no paga”

“Embraer trató de sobornar en varios contratos de aeronaves rentables en todo el mundo”, dijo el agente especial a cargo, Magdalena. “En lugar de cosechar un buen beneficio, el fabricante de aviones brasileño obtuvo una penalización sustancial que dejó aniquiladas sus ganancias en estos contratos. ¡El crimen no paga!”, proclama la publicación oficial.

De acuerdo con las admisiones de la compañía, los ejecutivos y los empleados de Embraer pagaron sobornos a funcionarios del gobierno y falsificaron libros y registros en relación con las ventas de aviones a los gobiernos extranjeros y entidades estatales en varios países.

El detalle de los casos, según EE.UU.

“En 2008, Embraer pagó $ 3.52 millones de dólares a un funcionario influyente del gobierno en la República Dominicana a través de un contrato de representación falsa para asegurar un contrato para vender ocho aviones militares a la Fuerza Aérea Dominicana por aproximadamente US$ 92 millones de dólares”, indica el informe sobre la compra hecha durante el gobierno dominicano de Leonel Fernández.

El Gobierno justificó la adquisición con la necesidad de interceptar los vuelos de naves del narcotráfico.

El Departamento de Justicia agrega que en 2010, Embraer pagó $ 1.65 millones de dólares a un funcionario de una empresa de propiedad estatal en Arabia Saudita, a través de un contrato de representación falsa, para llegar a un acuerdo de compra de tres aviones de Embraer por aproximadamente US$ 93 millones.

En 2008, sigue el detalle, Embraer pagó US$ 800,000 a través de un contrato de representación falsa de un intermediario designado por un funcionario de alto nivel en las líneas aéreas comerciales de propiedad estatal de Mozambique, Líneas Aéreas de Mozambique SA (LAM), para obtener el acuerdo de compra de dos aviones de Embraer por aproximadamente $ 65 millones de dólares.

Además, en 2009, Embraer pagó a un agente US$$ 5.76 millones gracias a un acuerdo de falsa agencia con una compañía fantasma en el marco de un contrato que consiguió vender tres aviones a la Fuerza Aérea de la India por aproximadamente US$$ 208 millones dólares.

“En total, Embraer obtuvo unos beneficios de casi US$$ 84 millones de dólares con estás ventas de aviones”, sostienen las autoridades estadounidenses.

Para resolver el caso, “Embraer firmó un acuerdo de procesamiento diferido de tres años (DPA, sus siglas en inglés)”.

Como parte del acuerdo, el gigante brasileño admitió su participación en una conspiración para violar su sistema de controles contables internos.

Embraer aceptó pagar una multa criminal de US$ 107.285.090; seguir cooperando con la investigación del departamento; mejorar su programa de cumplimiento; implementar un sistema más adecuado de controles internos de contabilidad y permitir un monitoreo de cumplimiento corporativo independiente por un período de tres años.

Beneficios globales

84 Millones de dólares es el beneficio que obtuvo Embraer con todas estas ventas, supuestamente a través de sobornos.