El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) incrementó ayer a rojo el nivel de alerta en las provincias de Puerto Plata y María Trinidad Sánchez, mientras que mantiene los niveles de alerta verde y amarilla en 18 provincias como consecuencia de las intensas lluvias.

Las precipitaciones de los últimos días ya han obligado a desplazar de sus hogares a nueve mil 90 personas, mantienen cuatro comunidades incomunicadas, han afectado a siete puentes y a 1,818 viviendas, con seis destruidas, informó la institución en su último informe de situación.

Según el último boletín de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), un sistema frontal casi estacionario continúa sobre la costa norte del país y que, unido al alto contenido de humedad que permanece en la masa de aire, continuará generando aguaceros ocasionalmente fuertes con tormentas eléctricas y posibles ráfagas de viento.

Durante las próximas 24 a 48 horas las zonas donde tendrá mayor incidencia serán las regiones norte, noreste, sureste, noreste y la cordillera Central.

Debido a las condiciones de humedad de los suelos, a posibles inundaciones repentinas urbanas y rurales, crecidas de ríos arroyos y cañadas, así como deslizamientos de tierra, permanecen en alerta amarilla la provincias de Espaillat, La Altagracia, Monte Cristi y Dajabón.

Además, el COE mantiene la alerta verde en las provincias de Sánchez Ramírez, La Vega, San Pedro de Macorís, El Seibo, Duarte, Hato Mayor, Monseñor Nouel, Santiago, San Cristóbal, Monte Plata, La Romana, y el Gran Santo Domingo (Distrito Nacional y provincia Santo Domingo, Independencia y Pedernales.

En la costa atlántica y Bahía de Samaná se recomienda a los operadores de las frágiles, pequeñas y medianas embarcaciones que naveguen con precaución en el perímetro costero, sin aventurarse mar adentro. A partir de hoy, esas embarcaciones deben permanecer en puerto en la costa atlántica, mientras que en la bahía pueden realizar sus actividades sin aventurarse mar adentro.