El ciberespionaje, el hacktivismo y el cibercrimen son solo algunos de los ataques que han tomado auge en la Internet en los pasados años y, para 2016, no se espera que sea la excepción.

Jesús Cortina, gerente general de GM Security Technologies, empresa dedicada la a seguridad de datos en la web, explica las complicaciones de estos ataques para los gobierno y empresas del mundo, donde incluso se ha creado un  Día Internacional de la Protección de Datos Personales (Data Protection Day) que se conmemora todos los 28 de enero.

Desde el 2006, este día  –que surgió de la iniciativa del Comité de Ministros del Consejo de Europa y la Comisión Europea– busca concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de proteger su privacidad en la Internet.

Y no es para menos, ya que, según datos de 2015, en el mundo 2,600 millones de personas cuentan con acceso a teléfonos inteligentes. El Informe de Movilidad de Ericsson de 2015 apunta a que esa cantidad llegará a los 26 mil millones en 2020.

Ante esto, el experto apuntó que todo los dispositivos móviles, tan utilizados en la actualidad, se han convertido en una puerta de entrada para los actores del mal en la web.

“El usuario final está cada vez más expuesto a estas amenazas al utilizar aplicaciones y dispositivos inteligentes, que cuentan con menores niveles de seguridad, apertura y lectura de correos de fuentes desconocidas, ingreso a cuentas personales desde múltiples dispositivos/ Es decir, menos control, que es equivalente a más riesgo”, sostuvo Cortina, respecto a las amenazas de que cada vez más personas cuenten con acceso a los móviles sin protección.

“Nadie se encuentra inmune a estas vulnerabilidades. Sin embargo, en América Latina son las entidades financieras, tanto públicas como privadas, las que han estimulado una mayor conciencia acerca de la importancia de los ataques cibernéticos que se han ejecutado durante los últimos años”, añadió en experto en una escrito de su autoría suministrado a Metro.

De hecho, para Cortina las personas, empresas, gobiernos y países enteros administran inmensas cantidades de información, por lo que, actualmente, “controlar la integridad, disponibilidad y confidencialidad de la Internet se vuelve un tema fundamental en lo económico y político”.  “La seguridad cibernética debe ser un proceso continuo”, puntalizó.

Añadió que un punto de relevancia son las diversas regulaciones que sectores como el financiero deben seguir y cumplir. Por ejemplo, mencionó las regulaciones que impulsan entidades como la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC) en Estados Unidos y las superintendencias de banca en cada país en Latinoamérica, que están acelerando los requerimientos necesarios de cumplimiento.

“Las entidades financieras deben blindarse en seguridad de la información, y contar con el valor y experticia de empresas especializadas con las que pueden tercerizar sus servicios gestionados de seguridad alcanzando un respaldo critico de su operación”, recomendó.  

“A medida que los países y las organizaciones al nivel global aumenten su nivel de complejidad tecnológica, los riesgos de estos ataques cibernéticos también lo serán, por lo que deben creer firmemente en su existencia, sólo así se avanzará aún más en seguridad informática”, concluyó Cortina.