Con la llegada de abril se incrementan las temperaturas en el país. Esta condición potencializa los efectos de cualquier lluvia o de agua acumulada, como fuente de propagación del mosquito aedes aegypti, el responsable de contagiar el mortal dengue, la chikungunya y el zika, debutante en este 2016.

“Mientras más agua hay en República Dominicana, mayores son las afecciones por dengue, y las demás enfermedades que se transmiten por el mismo vector. El problema es que en el país hay demasiados recipientes en calles, casas, solares vacíos y todo eso se constituye en focos para el desarrollo del mosquito. Y finalmente, en el crecimiento del número de pacientes infectados”, indica el cardiólogo Fulgencio Severino.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico número 11 del año 2015, realizado por la Dirección General de Epidemiología (Digepi) del Ministerio de Salud Pública, se registraron 890 casos de dengue, de los cuales ocho resultaron ser mortales.

La actualización epidemiológica indica que la tendencia sugiere una disminución de casos de virus zika en las Américas. Sin embargo, en algunos países como República Dominicana, Haití y Venezuela, así como territorios franceses en América, van en aumento.

Este año los números se han incrementado y constituyen una alarma para la población. Según la Digepi, este año se han reportado 3,011 casos en todo el país, 18 de los cuales terminaron en muertes.

Los datos registran que los aumentos, tanto en casos presentados como en defunciones, representan más del doble.  Para la semana epidemiológica número 52 del pasado año, 103 personas perdieron la vida por dengue. Si el virus mantiene su ritmo de incremento, el país podría enfrentarse al año con mayor mortalidad por enfermedades transmitidas por vectores, más si a estos se les suman los casos de zika que ya se han presentado.

Entre la semana uno y 11 del boletín epidemiológico de este año se detectaron 991 casos de zika en todo el territorio nacional, 156 de los cuales fueron notificados en la última semana.

Causas de la mortalidad

Para Severino, un crítico del sistema de salud, el tema de las muertes se relaciona con la crisis hospitalaria. “República Dominicana tiene una crisis hospitalaria que es resultado del pobre gasto en salud que hay en el país”, manifiesta.

Explicó que el sistema sanitario se caracteriza por poca capacidad para pacientes críticos y escasez de recursos humanos, sin embargo, aseguró que al Ministerio de Salud Pública estas cosas no le importan.
“No hay calidad de servicio hospitalario, lo que no tiene que ver con el tema de los médicos; tiene que ver con el tema de las carencias que hay en los hospitales, y esto naturalmente provoca este tipo de muertes que pudieran ser evitables”, sostiene Severino.

El Ministerio de Salud Pública se enfoca en campañas como “Evitemos el Dengue”, además presenta un volante para prevenir el zika y una guía para el manejo del dengue.

No obstante, el especialista afirma que se puede lograr prevenir algunos brotes, pero nunca se evitará la totalidad si no se le da el tratamiento necesario. Expuso que en estos tres años y medio de gobierno del presidente Danilo Medina el país ha tenido los hospitales abarrotados con pacientes, en su mayoría, en estado crítico.

“Este es un problema serio que tiene la sociedad dominicana, sin que el Gobierno destine más dinero y dejar de estar gastando tanto en construcción. Porque el Gobierno quiere estar gastando dinero en construcciones, cuando hay servicios básicos que no están resueltos, como el tema de la salud”, sostiene el presidente del partido emergente Patria Para Todos.

La clave para evitar la mortalidad está en la mezcla de prevención y atención de calidad, pues por ser un país tropical, las enfermedades transmitidas por vectores siempre serán temas de preocupación.