Totalmente destrozado terminó el Cristo de la Iglesia de la Gratitud Nacional, ubicado en la Alameda, pleno centro de Santiago de Chile, luego que un grupo de encapuchados lo sacaran del altar para llevarlo a la calle.

El hecho se produjo en el marco de una marcha estudiantil que convocó la Confedereación.
Sin embargo, este acto fue repudiado por el propio movimiento estudiantil, en la voz del coordinador nacional de la Cones y presidente del Centro de Estudiantes Salesianos Alameda, Marcelo Correa.”

Salvaje e inaceptable. Repudio sin matices ataque a Iglesia de Gratitud Nacional. Nada más alejado de espíritu del movimiento que esa bajeza”, dijo.

Pese a los daños con que resultó el Cristo, la policía de Carabineros logró recuperar parte de la figura religiosa de manos de los encapuchados y mantuvo custodiada la iglesia.

Se estima que los sujetos también robaron otros objetos que se encontraban al interior de la capilla en la capital de Chile.

La Iglesia de la Gratitud Nacional ya había sufrido otros ataques por encapuchados los años 2011 y 2015, ocurriendo los incidentes más graves el año 2011, cuando desconocidos quemaron la puerta del templo.

Desde la iglesia, condenaron el hecho y culparon a la Intendencia de Santiago  por autorizar este tipo de manifestaciones. “Solicité hace tres semanas la reunión urgente con el intendente de la región Metropolitana y me dieron una fecha para el mes de agosto. Imagínense, sabiendo que cada semana hay problemas graves en el centro de Santiago”, indicó el padre  Marek Burzawa.

La Iglesia de la Gratitud Nacional no puede ser modificada para implementar mayores resguardos debido a que se trata de un edificio patrimonial.