Para los ciudadanos que viven cerca de la envasadora de gas propano Sol Gas, ubicada en el sector Los Ríos donde el martes ocurrió una explosión, estos días han sido de pesadilla hecha realidad.

No sólo es cuestión de cómo recuperar los bienes perdidos y reconstruir las casas agrietadas o destruídas. La tragedia vivida en Los Ríos mantiene a los nueve afectados de consideración, ingresados en el Hospital Ney Arias Lora, donde son tratados de las quemaduras y traumas diversos sufridos en la explosión. Estos pacientes continúan evolucionando dentro de su cuadro bajo manejo conservador y vigilancia.

La directora general del centro médico, Ysabel Santana, informó en un comunicado que de los nueve pacientes, seis se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos y presentan quemaduras que van del 35 al 60 por ciento de su superficie corporal, dependiendo del paciente, así como traumas múltiples, mientras que tres de los heridos permanecen ingresados en sala clínica bajo observación.

La doctora Santana destacó  que dos de los pacientes ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) están intubados debido a su estado y al alto grado de quemadura.

Los lesionados que continúan ingresados en Cuidados Intensivos son Felipe Vinicio Morel, de 63 años, con quemaduras en el 60% de la superficie corporal; Eddy de Oleo, de 50 años, con 30 %; Elvin Alfredo Valerio, de 30 años, quemaduras en el 40%, el mismo porcentaje que Marina Álvarez, de 52 años.

También Denny Álvarez, y Ramón Antonio Lugo, con 32% de la superficie corporal quemada por flama.

Habían pedido traslado

Ayer el Ministerio de Industria y Comercio (MIC) informó que esta envasadora de gas cumplía con todos los permisos y los requisitos de operación que se otorgan a este tipo de empresas. Al lamentar el hecho, la Dirección del Plan Regulador del MIC declaró que el Cuerpo de Bomberos determinará las causas exactas.

Mediante un comunicado, MIC señaló que desde que inició sus operaciones, el 18 de noviembre de 1993, la envasadora posee los permisos de la Dirección del Catastro Nacional, del Ayuntamiento y la Oficina de Planeamiento Urbano de Santo Domingo y permiso de construcción del Ministerio de Obras Públicas. Además, el de la Defensa Civil y del Ministerio de Medio Ambiente y la aprobación del Cuerpo de Bomberos del país.

A pesar de todos estos permisos, los moradores expresaron a Metro que habían pedido a las autoridades retirar la envasadora del sector por la cercanía a las viviendas.

MIC destacó que, según  verificaciones realizadas en la zona del estallido, “se  determinó que el mismo fue producto de una fuga, causada por el desperfecto en una válvula del tanque principal, que al entrar en contacto con una chispa provocó la explosión”.