Una comunidad en Italia recién inauguró el sueño de cualquier amante del vino: poder disfrutarlo a cualquier hora y gratis