Un atroz incidente entristece a Inglaterra. Una pareja encontró a un perro enterrado vivo, herido y con un clavo incrustado en la cabeza