Un gran socavón de más de 800 metros cuadrados en la zona centro de la ciudad japonesa de Fukuoka, suroeste del país, provocó este martes cortes de tránsito y luz y mantiene evacuada la zona.

A pesar de la dimensión del hundimiento (de unos 15 metros de profundidad) las autoridades no informaron de ningún herido, aunque se teme que el agujero se siga agrandando y afecte a edificios y estructuras colindantes.

Las autoridades de Fukuoka, quinta mayor ciudad de Japón (1.4 millones de habitantes), creen que el hundimiento ha sido provocado por las aguas subterráneas que fluyen en los túneles cercanos a las obras para la ampliación de una línea de metro, informó la agencia Kyodo.

El pavimento comenzó a hundirse en un cruce entre dos importantes avenidas frente a la estación ferroviaria de Hakata, la mayor de la ciudad, en torno a las 05:15 hora local (5:15pm horas del lunes).
El agujero se ha ido agrandando progresivamente hasta abarcar la totalidad de la intersección y las aceras (una extensión de 30 metros de largo por 27 de ancho) y ha obligado a la policía a evacuar los edificios y las zonas en torno al enorme hoyo, que ha comenzado a llenarse de agua procedente de canalizaciones subterráneas.

La televisión pública japonesa transmitió en directo la escena donde se congregaron varias hormigoneras que están llenaron el agujero con tierra especial que se solidifica rápidamente.

Las autoridades creen que algunos edificios podrían estar en riesgo de derrumbe y han pedido que no se usen aparatos que generen llamas por miedo a posibles fugas de gas en la zona, donde se ha suspendido el suministro.

Al tratarse de una de las principales arterias de la ciudad, el suceso ha provocado además importantes cortes de tráfico, ha dejado hasta a unas 800 casas sin luz y ha afectado a los sistemas informáticos de varias entidades bancarias.
Las trabajos de ampliación de la línea, la Nanakuma, también estuvieron relacionados con otro socavón de menor tamaño que se produjo en el mismo distrito en octubre de 2014.