La inversión total del cine que se hizo entre 2012-2015, a los proyectos validados por la Dirección General de Cine, alcanzó más de 1,943 millones de pesos, aportada por productores dominicanos beneficiados con la Ley para el Fomento de la Actividad Cinematográfica en República Dominicana.

Por otro lado, con relación a la inversión extranjera, el país ha percibido en el 2015, unos 421,875,000 pesos, tanto de producciones que se aplican a la ley como las que no optaron por los beneficios de la misma.

Así lo revela un reportaje publicado en la edición número 15 del periódico institucional del Ministerio de Cultura, "MiCultura", realizado por el crítico de cine dominicano Félix Manuel Lora.

De acuerdo con el mismo se han creado 3,000 empleos estables.

En dicho trabajo se constata que, a partir de la promulgación de la Ley para el Fomento de la Actividad Cinematográfica en la República Dominicana, el panorama audiovisual del país "cambió de una forma radical", ya que "de esos pequeños atisbos de realización, se ha pasado a una producción constante y determinada" para crear, cada vez más, un mercado nacional para el producto fílmico dominicano.

El trabajo consigna que desde el año 2011 (cuando se inició la aplicación de la Ley de Cine), se han estado apuntalando las bases para construir verdaderamente una industria cinematográfica local, que cumpla con la cuota de demanda en el territorio nacional y que, por demás, se logre la exportación de filmes dominicanos hacia otros mercados internacionales.

Por igual, el artículo 39 de la Ley de Cine que establece un 25% de crédito fiscal transferible sobre los gastos incurridos en el país con un mínimo de gastos realizados de 500,000 dólares, ha permitido que varios proyectos internacionales realizados en el país, hayan aportado más de 360 millones de pesos.

Destacó además que, de acuerdo a cifras aportadas por la DGCINE, los montos pagados por concepto de impuestos a las películas, han ido en aumento cada año, pagándose al fisco más de 500 millones de pesos en los últimos cinco años.

En el reportaje titulado: "Cine dominicano: Ley, incentivos y promedios para un mercado en crecimiento", se afirma que el posicionamiento actual de la República Dominicana, con relación a la producción cinematográfica de las demás naciones de la región, es privilegiado.

"La política generada desde el Ministerio de Cultura, a través de la DGCINE, ha garantizado la producción de un cine dominicano de presupuesto adecuado, con relación a la realidad del mercado", asevera.

El costo promedio de una película dominicana es de 45 millones de pesos (aproximadamente 1 millón de dólares) muy por debajo de los demás países; aportando anualmente a la economía unos 320 millones de pesos aproximadamente", manifestó.

Agregó que esto ha permitido producir y exhibir más cintas dominicanas en la cartelera local.

"Ejemplo de esto es que en el período 2014-2016, se exhibieron 38 producciones dominicanas, entre largometrajes de ficción y documentales", asevera el análisis.

Además del incremento de las realizaciones locales, la Ley ha concedido también la expansión de la infraestructura de exhibición cinematográfica, permitiendo el establecimiento de unas 20 salas de cine, 14 de ellas se inaugurarán en agosto de este año 2016 (Downtown Center de Caribbean Cinemas), acogiéndose al Artículo 37 de la Ley de Cine.

En el mismo se exonera del cincuenta por ciento (50 por ciento) del Impuesto Sobre la Renta por un período de quince 15 años, por concepto de los ingresos generados por las respectivas salas, aseguró.

Otro dato de relevancia aportado por Lora es el hecho de que este incremento de salas ha generado, por igual, ventas de boletas anuales en todo el territorio nacional, de más de 4 millones, correspondiendo el 32 por ciento a películas dominicanas.

Asimismo, los ingresos brutos por este mismo concepto ascienden a la suma de más de 18 millones de dólares anuales.

En cuanto a la generación de empleos gracias a este sector, el crítico de cine indicó que se han creado más de 3,000 empleos estables, entre personal técnico, creativo, artístico y empresas de servicios, un verdadero impacto social que ha logrado que muchos jóvenes técnicos del audiovisual se hayan integrado al sector.

"Definitivamente, la República Dominicana tiene todas las ventajas para continuar creciendo y estableciéndose como un país productor local y de inversión extranjera, asumiendo su compromiso de competitividad para crear un mejor futuro en la industria cinematográfica nacional", puntualizó Lora.