El pasado 1 de febrero la Organización Mundial de la Salud declaró el brote del virus Zika una emergencia sanitaria mundial.

Esto, después de que se le vinculara con el aumento de defectos congénitos como la microcefalia entre los recién nacidos.

Situación que al parecer no tiene nada que ver con el mosco, sino con el larvicida piriproxifeno recomendado por la OMS para exterminar al insecto.

De acuerdo con médicos brasileños, el larvicida producido por Sumitomo Chemical se encuentra distribuido en el agua potable. Esto es lo que esta causando microcefalia.

Por temor a que este producto sea realemente el causante de las malformaciones, ciudades como Río Grande decidieron suspender su uso para prevenir más casos de microcefalia en caso de ser realmente el causante de este mal, ifomó "La Red 21".