¿Cuál es la motivación de Corea del Norte para llevar a cabo estas pruebas?

Corea del Norte dice que tiene que tener armas nucleares para detener una invasión estadounidense. El punto es que, de todas formas, Estados Unidos no ha planeado invadir Corea del Norte desde que el presidente (Harry) Truman despidió al general MacArthur en 1951, durante el primer año de la Guerra de Corea; una guerra, en todo caso, que la misma Corea del Norte empezó.

Más bien, los líderes norcoreanos se dieron cuenta de que la mayor amenazada para su mandato viene del hecho de la existencia de una Corea mucho más exitosa al sur de la zona desmilitarizada y de su miedo a la eventualidad de que las personas de Corea del Norte se den cuenta de la forma terrible en que han sido abusados por su propio Gobierno.

Los líderes norcoreanos fantasean con que, teniendo armas nucleares, podrían eventualmente persuadir a los Estados Unidos de abandonar Corea del Sur y así, las operaciones propagandísticas de Corea del Norte serían efectivas para desestabilizar social y políticamente al sur, permitiéndoles al norte tomar el control.

Este es, por supuesto, un escenario ridículo, pero la situación en Corea del Norte es tan desesperada que sus líderes son propensos a tales ilusiones, que les lleva a cometer errores fundamentales.

Si las pruebas fuesen reales, ¿cuáles son las implicaciones de que Corea del Norte se transforme en un Estado con poder nuclear?

Sin países que la amenacen militarmente, el programa de armas nucleares norcoreano no trae nada bueno. La gran cantidad de recursos que se están gastando en este programa pueden y deben usarse para darle comida y refugio a los ciudadanos.

Es poco probable que el país use armas nucleares; sus líderes no son suicidas, pero hay preocupación de si el hecho de tener armas nucleares pueda volver a sus líderes una amenaza mayor, especialmente para el sur.

Eso, a su vez, podría hacer aumentar las tensiones en la península coreana y provocar encuentros peligrosos con la posibilidad de una futura escalada.

¿Quiénes condenan las pruebas norcoreanas y por qué?

Ahora mismo, Corea del Sur, Estados Unidos, Rusia, Japón y China, entre otros, han criticado la declaración norcoreana. Han sido cautelosos, de todas formas, porque primero quieren confirmar por sí mismos si es que eso realmente pasó.

Espero que el Consejo de Seguridad de la ONU se reúna pronto para considerar y condenar la acción, que viola las actuales resoluciones del consejo en contra del programa nuclear norcoreano.

Los vecinos de Corea del Norte temen que estas acciones puedan interferir en la paz y la seguridad de la región. Además, si es que no se responde, el programa norcoreano podría provocar que otros países quieran también desarrollar sus propios programas nucleares.

¿Qué podemos esperar?

Como el programa nuclear norcoreano se basa en sus disfunciones sistemáticas, requerirá reformar tanto la sociedad como el gobierno para hacer posible una resolución. (Hasta ahora, Pyongyang no está dispuesto ni siquiera a establecer negociaciones diplomáticas sinceras sobre la posibilidad de detener su programa nuclear).

Pero el régimen teme mucho a los cambios y trata de evitarlos como sea, por lo que es probable que pase mucho tiempo antes de que ocurran tales cambios en el país.

Por el momento, la comunidad internacional no tiene otra alternativa más que continuar con las negociaciones a dos bandas, ofreciendo el establecimiento de una diplomacia razonable en la península y aplicando sanciones persuasivas para que Corea del Norte tome la decisión correcta.

Es probable que durante la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU se decida tomar más medidas en contra de Corea del Norte, además de las que tomará cada país por sí mismo.

A pesar de eso, en los próximos años, Corea del Norte seguirá desarrollando sus capacidades balísticas y nucleares, la tensión aumentará y los norcoreanos seguirán sufriendo por el egoísmo de sus líderes.