Dentro de los distinto escándalos de abuso sexual relacionados con la Iglesia Católica, recientemente se ha destacado el caso de "Irene", una mujer de Irlanda que denunció haber sufrido violaciones y maltrato por parte de monjas cuando vivía en un orfanato.

En 1999 se registró una gran número de denuncias en contra de las instituciones católicas a cargo de monjas y curas en Irlanda.

Pero no fue hasta 2002 que el gobierno irlandés estableció un comité especial que se encargaba de compensar financieramente a todas las víctimas, siempre y cuando no hablarán públicamente sobre su situación.

Fue entonces cuando “Irene” se atrevió a denunciar el abuso. Ella vivió en el instituto desde los seis a los 11 años de edad durante la década de 1960. “Cuando llegué al orfanato vi crueldad más allá de lo que podía imaginar”, informó a la televisora “BBC”

Pero a pesar de la existencia del comité, Irene no recibió lo que quería. “Esperaba que me dijeran 'lo sentimos', pero nada de eso ocurrió. El comité no estaba diseñado para eso. No había ni siquiera apoyo para las mujeres".

A pesar de su molestia no hubo ningún tipo de repuesta. “Lo único que quiero es una disculpa", exclamó la mujer, quien ha recibido tratamiento psicológico y asegura estar mejor.

Hasta diciembre del año pasado se recibieron 16 mil 626 denuncias de las cuales 15 mil 527 fueron compensadas.