El Gobierno español prohibió que cualquier persona menor de 16 años contraiga matrimonio.

La Ley de Jurisdicción Voluntaria fue la responsable de la modificación, ya que anteriormente se podía contraer matrimonio sólo con tener 14 años de edad.

Ahora los jóvenes de 16 años necesitan autorización de los padres o autorización judicial para contraer matrimonio.

La ley se propuso en 2013 y hasta su aprobación, la edad permitida para casarse era una de las más bajas de Europa.

No obstante, los matrimonios entre personas jóvenes cada vez son menos y más raros en España.

Dentro de los cambios también se incluyó la edad establecida para el consentimiento de las relaciones sexuales, de 13 años a 16. Junto al Vaticano, España era de los países que lo permitían con un promedio de edades bajas, informó el periódico español "El País".