¿Cuál fue el principal reto para filmar este documental?

Pienso que el reto más grande para contar esta historia fue hacer justicia a la historia de Lizzie y su familia. Sin duda, eso fue lo más difícil.

Filmamos durante cuatro meses y lo editamos en otros cuatro. El filme estaba listo en menos de diez meses. Otros cineastas me han criticado porque piensan que el documental es muy corto y que estoy loca por haberlo hecho así, pero estoy segura de que la duración es la correcta. La historia de Lizzie es el primer filme que dirijo y produzco, así que en muchos pasajes no sabía si estaba haciendo el trabajo de manera correcta. Solo me quedaba esperar que así fuera. Esperé mucho para contar esta historia.

¿Qué piensan acerca del bullying y el acoso?

El bullying o el acoso es un síntoma de nuestra sociedad, cultura y tiempo. Sabemos que muchas personas viven en el dolor por esto. Todos tenemos nuestras distintas herramientas para tratar el dolor y manejar nuestras tristezas e inseguridades. En la actualidad, es un reflejo de cómo muchas personas se sienten por dentro.

¿La historia de Lizzie es acerca de la belleza interior?

Para mí, la belleza es la felicidad interna que brilla desde adentro.

Cuando conociste a Lizzie, ella era una mujer tímida. Después de haber filmado La historia de Lizzie, ¿piensas que ella cambió debido a que pudo hablar de su experiencia?

Sí. Ella es totalmente una mujer diferente, orgullosa, más abierta y con confianza en ella misma. Creo que ver el filme y sentirse tan expuesta la ha obligado a ser brava, fortalecer su carácter. Al notar que su vida se expone ante millones de personas le ha abierto su corazón. Ella tenía confianza en ella misma, pero ahora es más fuerte.  Por eso es que ahora ella puede dar esas conferencias tan populares. Lizzie se ha convertido en una mariposa.