Una estatua de Satanás divide a la población en Estados Unidos. 

La imagen originalmente fue planeada para colocarse en el capitolio estatal de Oklahoma, con el objetivo de "contrarrestar" a un monumento de los "Diez Mandamientos", inagurado en ese espacio. Sin embargo, la Suprema Corte del estado prohibió cualquier manifestación religiosa en terrenos del recinto legislativo. 

Durante el fin de semana, el polémico monumento fue colocado en una "ubicación secreta" en el estado de Detroit, en un lugar conocido solamente por las personas que contaban con un boleto para asistir a verla.

Ante este hecho, la iglesia católica St. Joseph, en Detroit, ofició una misa a la que asistieron entre 200 y 250 a manera de protesta, informó la cadena local "CBS Detroit"

La estatua representa a Baphomet, un hombre sentado con cabeza y pies de cabra, alas, el báculo de Asclepio en el vientre, un pentagrama en la frente y, por último, un niño y una niña mirándole con adoración, informa el sitio "Infovaticana"

Fue creada por la organización "Templo Satánico de Detroit", que asegura que el objetivo es "incentivar la benevolencia y la empatía entre las personas". El grupo también se ofrece para dar conferencias en escuelas sobre la estatua, informó Jex Blackmore, director de la organización.