El gobernador de Georgia, Nathan Deal, vetó un proyecto de ley sobre “libertad religiosa” después de enfrentarse a una gran presión de los intereses comerciales.

El proyecto habría permitido que las organizaciones basadas en alguna creencia religiosa pudiesen negar el servicio a las personas homosexuales y transexuales, además de defender aquellos clerigos que no deseaban realizar matrimonios de parejas homosexuales.

"No creo que tengamos que discriminar a nadie para proteger a la comunidad basada en la fe, en Georgia", declaró el gobernador durante una conferencia de prensa.

Grandes corporaciones como Microsoft, Google, Coca-Cola, The Home Depot y Disney  habían expresado su oposición a la propuesta HB757, debido a que la consideraban una forma de legalizar la discriminación en el estado.

Por su parte, la NFL habia manifestado que la aprobación podría afectar la celebración futura de un Super Bowl en Georgia.