La Patrulla Fronteriza de EE.UU. ha creado una unidad especial para reforzar los operativos en la zona este de la frontera entre San Diego (California) y México, en donde se ha registrado presencia de organizaciones criminales dedicadas al tráfico, secuestro y extorsión de inmigrantes.

“Nos enfocamos en un área donde vimos potencial de pérdida de vidas y peligro para nuestros agentes, por lo que nuestro sector decidió utilizar nuestros recursos para enfocar nuestra energía aquí”, explicó a EFE Matthew Dreyer, comandante de la unidad especial.

La agencia federal destinó mayores recursos, tecnología y personal en las montañas de Otay, justo al norte del área conocida como Nido de las Águilas en Tijuana, después de comprobar una mayor presencia de actividad delictiva en la zona.

Dreyer, con más de veinte años de experiencia en Patrulla Fronteriza, calificó la zona como “el terreno más difícil para trabajar en San Diego”, debido a los acantilados, cimas empinadas, cañones, maleza y otras condiciones que dificultan la movilidad.

“Los traficantes utilizan esta ruta porque creen que no serán vistos mientras caminan hacia el norte y frecuentemente no le dicen a la gente que trafican de los riesgos del terreno, también, cuando se encuentran con agentes de Patrulla Fronteriza, los guías tienden a huir dejando a los grupos solos y pueden usar el terreno para su ventaja”, explicó.

En la misma zona, pero al sur de la frontera, históricamente se han reportado casos de extorsión, secuestro y violación de inmigrantes. Por tal motivo, las autoridades estadounidenses trabajan de manera conjunta con sus homólogos de la Policía Federal de México con la intención de erradicar estos crímenes.

Para el agente Daniel Parks, esta colaboración es un ejemplo de la sólida relación entre agencias de seguridad de ambos lados de la frontera.

La intención de estos encuentros es compartir información que permita dar con el paradero de traficantes de personas y combinar estrategias para ser planteadas desde su respectiva jurisdicción, además de identificar y desmantelar a todas las organizaciones delictivas detrás de estas operaciones que ponen en riesgo la vida de inmigrantes, así como conocer las rutas que utilizan.