El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, distinguió como un héroe al oficial que capturó al fugitivo David Sweat.

El sargento Jay Cook, de 47 años, formó parte de la captura de Sweat, un asesino que escapó de una correccional de máxima seguridad hace más de tres semanas.

Antes de que el gobernador Cuomo realizara una conferencia de prensa, el político felicitó personalmente a Cook por su trabajo, informó el canal estadounidense “NBC News”. Este es padre de dos chicas adolescentes y lleva 21 años de servicio en la Policía.

Según el Superintendente de la Policía del estado de Nueva York, Joseph D'Amico, Cook se encontraba solo cuando desde su patrulla vio correr alguien sospechoso en la orilla de una carretera, que se encuentra a menos de tres kilómetros de la frontera con Canadá.

Cook bajó de su patrulla, se acercó a Sweat y le pidió que él también lo hiciera. El fugitivo lo ignoró, así que lo volvió a llamar. Sweat dio la vuelta y fue entonces cuando el oficial lo reconoció.

Sweat comenzó a huir. Cook lo persiguió por una zona de campo abierto. Sin embargo, sabía que pronto el fugitivo podría escabullirse y aunque el oficial conocía muy bien la zona debido a que la mayor parte de su carrera había servido ahí, decidió dispararle dos veces, lesionandolo en el torso, para luego poder esposarlo.

El prófugo fue atendido por los servicios médicos y trasladado a un hospital donde su estado de salud es crítico.