SeaWorld anunció que eliminará gradualmente sus teatrales espectáculos de ballenas asesinas en el estado de California, según un aviso del director ejecutivo del parque temático marino.

Joel Manby dijo que SeaWorld terminaría con sus muestras del controvertido show de las orcas a finales de 2016, como parte de un intento del parque temático de cambiar su marca a una de conservación de los animales en lugar de una compañía de entretenimiento.

La decisión se produce en respuesta al aumento de las protestas por la mantención de orcas en cautiverio, mientras que el número de visitantes y las acciones de SeaWorld se han desplomado desde el lanzamiento del documental Pez negro en 2013, que retrata el supuesto maltrato de los animales en los parques temáticos.

David Kirby, periodista y autor del libro Muerte en SeaWorld: Shamu y el lado oscuro de las orcas en cautiverio, habló con Metro sobre las últimas noticias.

¿Era una medida necesaria la eliminación gradual del espectáculo?

Este es un paso importante por parte de SeaWorld pero es sólo un pequeño paso.

Las críticas hacia los espectáculos de trucos es sólo una de las muchas que los opositores hacen. Esto no tendrá ningún impacto en la salud de las ballenas, ni su bienestar o su longevidad.

Una piscina sigue siendo una piscina sin importar lo que los animales estén haciendo en ella.

¿Qué se debe hacer con las orcas?

La mayor parte de las orcas en SeaWorld nacieron en cautiverio y es probable que no sobrevivan en el océano, aunque hay algunas ballenas silvestres capturadas que son candidatas viables para la liberación.

El resto deberían ser llevadas a santuarios marinos donde podrían vivir en el océano, pero seguir recibiendo el cuidado humano, según sea necesario.

¿Las orcas necesitan de nuestra ayuda?

Es mi esperanza que SeaWorld ahora va a verdaderamente educar al público sobre las orcas en la naturaleza y los retos que enfrentan.

Las poblaciones en el noroeste del Pacífico de América del Norte están siendo amenazadas o en peligro y necesitan nuestra ayuda.

¿Qué sigue?

Creo que esta medida es un paso más para un eventual fin al cautiverio de las orcas y la cría en cautiverio, ya que refleja la creciente oposición a la práctica, al menos en Estados Unidos.