Ir de compras es una experiencia placentera que puede volverse aterradora cuando nos dejamos llevar por nuestros impulsos y después de la euforia de gastar llega esa especie de “cruda financiera” que nos hace sentir culpables.

Para evitar ese arrepentimiento, la experta en finanzas personales y coordinadora académica en ESDAI de la Universidad Panamericana, Daniela Muñoz, da una serie de consejos que te permitirán comprar sin sentir complejo de culpa.

Cinco Recomendaciones

1. Siempre compara

Daniela Muñoz recomienda no comprar nada durante la primera vuelta en el centro comercial, sino hasta estar segura de conocer todas las opciones que tienes disponibles.

En el caso de los electrónicos, gadgets o electrodomésticos, una buena idea es comparar precios y ofertas a través de Internet, pues además de ahorrar tiempo, este ejercicio evitará que sientas culpa si días después encuentras una oferta o tienda donde el producto estaba más barato.


2. Sal sólo con el efectivo necesario

Si no puedes evitar comprar de más, la especialista en finanzas personales aconseja llevar sólo el dinero justo para las compras planeadas.

“Lo ideal es que cuando vayan a la tienda sepan qué van a comprar y cuánto están dispuestos a pagar por ello”.

Otra estrategia es dejar las tarjetas de crédito y débito en casa, para no gastar de más.

3. Conoce lo que ya tienes

Si cada vez que vas a tu armario (que está lleno) no logras armar una combinación que te guste o sea funcional para tu estilo de vida, ésta es una alerta roja que no debes pasar por alto, pues estás comprando de forma irracional.

La experta recomienda hacer un inventario de lo que ya tienes, para así comprar sólo lo que te hace falta o para sustituir lo que se encuentra en mal estado.


4. No te dejes llevar por las ofertas

Resistirse a un 2x1 o un 70 % de descuento es una tarea titánica, pero comprar de manera compulsiva puede darte grandes dolores de cabeza tanto económicos como emocionales, dice Daniela Muñoz.

“Antes de comprar debes estar seguro de que es una necesidad real, que tendrá un uso específico y que no se trata sólo de un capricho. Si estás convencido de eso puede evitarse la culpa”, señala la experta.

5.Puedes devolverlo

Si no estás satisfecho con tu compra o te arrepientes, averigua las políticas de devolución de las tiendas y considera esta opción. Cuando se compra por compulsión o para sentirse bien, generalmente hay un sentimiento de culpa que puede disminuir si te alejas del shopping y reemplazas esta actividad por alguna otra física.