Un antiguo campo de concentración de Buchenwald, Alemania, donde decenas murieron en manos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial es ahora el hogar de 21 refugiados que están en espera de que su solicitud de asilo sea aprobada.

El campo de Buchenwald fue uno de los más grande de Alemania. Al menos 200 mil personas fueron concentradas ahí desde su apertura en 1937 y su cierre en 1945.

Varios de los edificios originales ya fueron destruidos. Sin embargo, se decidió reabrirlo como un hogar para refugiados.

Los migrantes que se encuentran en las instalaciones han vivido ahí por varios meses.

Abdurahman Massa, un refugiado originario de Eritrea, país al noreste de África declaró que no le interesaba la historia del lugar y agregó: "Esto es bueno para mí".

El gobierno les otorga 135 euros (153 dólares), para cubrir sus alimentos y necesidades, en lo que se les aprueba la solicitud de asilo, informó el diario británico "Express".