Rusia reafirmó su apoyo al presidente sirio, Bashar al-Assad, el lunes, 28 de septiembre, y pidió una 'estructura de coordinación' regional contra el llamado Estado Islámico. La visión de Vladimir Putin choca con la oposición occidental y siria, que dicen que el actual presidente de la República Árabe se debe ir. La crisis fue uno de los temas más importantes que los líderes del mundo hablaban en la Asamblea de las Naciones Unidas celebrada en Nueva York. Ivan Katchanovski, politólogo de la Universidad de Ottawa, Canadá da a este medio su visión sobre la posición de Rusia en Siria.

¿Cuál es el papel de Rusia en Siria?
 – El gobierno ruso quiere hacer frente al Estado islámico y apoyar militarmente a su gobierno aliado en Siria. Recientemente ha desplegado sus aviones militares y otras armas avanzadas en Siria. Tiene una base de abastecimiento naval, y ha sido un importante proveedor de armas para el gobierno sirio. El gobierno ruso se opone a los llamamientos de los EEUU y otros gobiernos occidentales para derrocar al líder sirio, quien está acusado en la comisión de violaciones de derechos humanos durante la guerra civil.

¿Por qué es la posición de Rusia en Siria un tema tan crucial?
– El Estado islámico es una amenaza no sólo para Siria sino también para muchos otros países, incluyendo su vecino Irak, Occidente y Rusia. Esta organización emplea una ideología expansionista islamista, el terrorismo, y ha cometido impresionantes violaciones a los derechos humanos, tales como ejecuciones masivas. La fuga masiva de refugiados desde Siria ha afectado no sólo a los países vecinos, como Turquía y el Líbano, sino también a muchos países de la Unión Europea y los Balcanes. Rusia ha mantenido una fuerte influencia sobre el gobierno sirio desde la época soviética.

¿Cuáles son los puntos de diferencia entre Rusia y los EEUU.sobre Siria?
– Estados Unidos se opone a la intervención militar rusa en Siria debido a su propia intervención militar en contra del Estado Islámico y su oposición al gobierno de Assad. Los gobiernos occidentales y el de los Estados Unidos acusan al gobierno sirio de violaciones de derechos humanos, como bombardeos indiscriminados y el uso de armas químicas. En contraste, el gobierno ruso alega que las armas químicas en Siria fueron utilizadas por los rebeldes islamistas en un ataque de bandera falsa. El presidente Putin se opone a Estados Unidos y otras políticas de los gobiernos occidentales encaminadas a derrocar al presidente sirio.

¿Cambiará algo durante / después de la Asamblea de la ONU?
– Se espera que Vladimir Putin proponga algún tipo de iniciativa conjunta en relación con Siria durante su discurso en la ONU y su reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Es difícil predecir si estas propuestas serían aceptadas por el gobierno estadounidense. Existen importantes desacuerdos sobre Siria entre Rusia y Occidente. También hay diferencias dentro de la administración de Estados Unidos y entre los otros estados occidentales en cuanto a la forma de responder a las propuestas rusas y su despliegue militar en Siria. Además, el conflicto en Ucrania es otro tema importante entre Rusia y Occidente. Los estados Unidos apoyó el derrocamiento violento del gobierno relativamente pro-ruso de Viktor Yanukovich. Putin dijo que Estados Unidos estuvo directamente involucrado en este derrocamiento pero no proporcionó ninguna prueba concreta. En contraste, los estados occidentales se oponen a la anexión rusa de Crimea y una intervención militar rusa en Donbas en apoyo de los separatistas que se encuentran allí.

 ¿Qué sigue?
– A pesar de las negociaciones de Estados Unidos y Rusia, es poco probable que el conflicto en Siria se resuelva en un futuro próximo. Existen las mismas preocupaciones con el conflicto en Ucrania. Estos países y sus problemas asociados son propensos a dominar la agenda en las relaciones entre Occidente y Rusia.